• Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • Edición Web

Familiares y defensores del capitán venezolano Rafael Acosta Arévalo denunciaron este miércoles que las autoridades venezolanas realizaron la entrega e inhumación “controlada” de su cuerpo después de 12 días de haber muerto en custodia de las autoridades.

Bajo fuertes medidas de seguridad, a tempranas horas de la mañana fue trasportado el cuerpo de Acosta a la morgue de Bello Monte, la más importante de Caracas. Según declaraciones del abogado Alonso Medina Roa, los familiares pudieron hacer el reconocimiento post mortem.

Sin embargo, explicó que el entierro estará a cargo del Estado y no de la familia. “Lo que se puede interpretar es que las autoridades gubernamentales dicen: yo lo maté, yo lo entierro (…) es el Estado quien va enterrarlo”.

Rafael Acosta fue asesinado hace 12 días / AFP Más temprano este mismo miércoles, la esposa y madre de los dos hijos de Acosta, Waleswka Pérez, utilizó su cuenta de Twitter para asegurar que “yo no he solicitado ningún servicio fúnebre” de la morgue.

Calificó la situación como una “entrega controlada” e "ilegal".

Tanto Medina como Pérez compararon el caso del capitán con el de Oscar Pérez, exagente policial venezolano sublevado al gobierno en junio de 2017 que murió tras un fuerte operativo de los cuerpos de seguridad en enero de 2018 y que fue sepultado sin actos velatorios y sin la autorización de sus familiares, una semana después.

Los familiares deseaban realizar los actos fúnebres del capitán en Maracay, estado Aragua.

En los alrededores de la morgue estaban diputados, entre ellos Delsa Solórzano. “El tema aquí es que parece que se ha instaurado una terrible práctica desde que vimos la masacre de Oscar Pérez. No basta pues con que a usted le secuestren a un familiar, lo sometan a desaparición forzosa, lo torturen, y lo asesinen, sino que además ni siquiera lo dejan sepultarlo y velarlo como usted quiere”, indicó la diputada.

La parlamentaria apuntó que espera que el cuerpo se haya resguardado según lo establecido pues, además de tratarse de una obligación legal de las leyes venezolanas, todavía está bajo investigación.

Acosta fue detenido por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) por presuntamente participar en un complot contra el presidente en disputa Nicolás Maduro.

El crimen de Rafael Acosto ha sido condenado por la comunidad internacional. / AFP  La última vez que fue visto con vida, el viernes 28 de junio durante una audiencia de presentación, testigo relatan que Acostase encontraba en silla de rueda, no podía hablar y tenía signos de haber sido golpeado. Falleció al día siguiente en el hospital.

El gobierno en disputa de Nicolás Maduro ha asegurado que investigará las condiciones de la muerte de Acosta. El Ministerio Público ya señaló a dos militares por la muerte del funcionario.

Sin embargo, la oposición asegura que Acosta murió resultado de las torturas que sufrió los días que estuvo detenido. Días atrás, el presidente encargado, Juan Guaidó, utilizó su cuenta de Twitter para denunciar la “situación irregular” con la entrega del cuerpo de Acosta Arévalo, asegurando que ni el fiscal o los funcionarios de la morgue podrán “eludir su responsabilidad”.