• Dublín, Irlanda |
  • |
  • |
  • AFP

Productores de carne de vacuno marcharon este miércoles hasta el Parlamento irlandés, ante cuyas puertas amontonaron botas cubiertas de barro, en protesta contra el acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur que temen destripe su industria.

"El gran problema que tenemos como ganaderos es el doble discurso dentro de la UE", dijo Hugh Doyle, productor de carne de vacuno y copresidente del movimiento de protesta Beef Plan Movement.

EFE/END.

"Tienen restricciones para los granjeros, restricciones medioambientales para los granjeros en toda Europa, y tenemos que trabajar de manera ecológica", afirmó. Pero "de repente harán un trato con un país que hace caso omiso de eso", agregó.

El acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur, cuya negociación duró 20 años, cubre mercados que suman aproximadamente 780 millones de consumidores, lo que representa una cuarta parte del PIB mundial.

Bruselas asegura que el tratado con el bloque sudamericano ahorrará a las empresas europeas más de 4.000 millones de euros (4.500 millones de dólares) en aranceles al año.

Pero unas cuotas agrícolas controvertidas, que incluyen la apertura de los mercados de la UE a 99.000 toneladas de carne de vacuno sudamericana al año, provocaron una reacción de rechazo que podría poner en peligro su ratificación por parte de los 28 estados miembros del bloque.

Según los organizadores de la manifestación del miércoles, unos 3.000 agricultores viajaron a Dublín desde toda Irlanda para participar en la protesta.

Ministro francés pide vigilar la aplicación de acuerdo Mercosur

Los manifestantes temen que las nuevas cuotas permitan a la carne sudamericana inundar el mercado europeo y reduzcan la producción nacional.

Las botas de goma fueron amontonadas frente al Parlamento bajo una pancarta que decía "ya no se necesitan", mientras que otro letrero pedía "salvar a Irlanda de la ola de carne del Mercosur".

ARCHIVO/END.

"Ya no somos capaces de subsistir así y ahora están hablando de bajar el precio del vacuno inundando el mercado con carne barata del Mercosur", se quejaba Connell Tiernan, de 55 años, un granjero de Roscommon, en el oeste de Irlanda.

El primer ministro irlandés Leo Varadkar se ha comprometido a hacer una evaluación económica del acuerdo y a votar en contra si es negativo para la economía de su país.

Junto con el tratado del Mercosur, los agricultores irlandeses protestaban contra otras cuestiones, como la creciente perspectiva de un Brexit sin acuerdo por parte de su vecino británico, que podría significar la introducción de aranceles para su sector en el Reino Unido.