•   Gibraltar, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El petrolero iraní interceptado la semana pasada frente a Gibraltar sospechoso de enviar su cargamento a Siria contenía 2.1 millones de barriles de crudo, su capacidad máxima, indicó este viernes el jefe del gobierno del territorio británico.

"Después de los análisis de laboratorio, se confirma que el cargamento estaba formado por 2.1 millones de barriles", declaró Fabian Picardo ante el Parlamento gibraltareño.

El petrolero "Grace 1", de 330 metros de eslora, fue interceptado el 4 de julio por la policía y los servicios aduaneros de Gibraltar, asistidos por un destacamento de Royal Marines británicos.

Cortesía/END.

Las autoridades de este pequeño territorio británico en el extremo sur de la península ibérica sospechan que el crudo se transportaba hacia Siria, en supuesta violación de las sanciones europeas contra el régimen de Bashar al Asad.

Teherán, que califica la intercepción de "piratería", desmiente que el buque se dirigiera a Siria y reclama su "liberación inmediata".

"No permitiremos que Gibraltar sea utilizado o sea cómplice de violar sanciones europeas o internacionales", insistió Picardo.

"El caso está ahora en manos de la Corte Suprema" de Gibraltar, prosiguió.

Esta instancia judicial autorizó la retención del navío durante 14 días, hasta el 19 de julio, aunque el permiso podría prolongarse hasta los 90 días.

El capitán del "Grace 1" y el primer oficial, ambos de nacionalidad india, fueron detenidos el jueves por la policía de Gibraltar.

Los arrestos se produjeron en un contexto de creciente tensión con Teherán.

Londres denunció el miércoles por la noche que dos buques iraníes intentaron bloquear un petrolero británico en el estrecho de Ormuz.

El día después, Estados Unidos confirmó su intención de formar una coalición internacional para escoltar los buques comerciales en el golfo Pérsico.