•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente regional de Cataluña, el independentista Quim Torra, será juzgado por desobediencia por no retirar símbolos separatistas de los edificios gubernamentales como ordenó la autoridad electoral española, delito por el que podría ser inhabilitado, informó este viernes la justicia.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña "dicta apertura de juicio oral contra Quim Torra por un delito de desobediencia o, subsidiariamente, un delito de denegación de auxilio a la autoridad competente", señaló la máxima instancia judicial de esta región del noreste de España.

 Lea: Supremo español autoriza a líderes catalanes presos electos participar en la constitución del Parlamento

La fiscalía pidió esta semana la inhabilitación durante 20 meses del dirigente independentista para ejercer cargos públicos, lo que le expulsaría de la presidencia regional.

La fecha del juicio se anunciará más adelante.

En una entrevista con el diario Público, el presidente catalán estima que la apertura de este juicio "es la constatación de una voluntad política de ganar en los tribunales aquello que el Estado no gana en las urnas".

 De interés: El independentista catalán Puigdemont crea un gobierno paralelo en Bélgica

"Sí que desobedecí", reconoce Torra, y justifica esta desobediencia en nombre de la "libertad de expresión". "A cada derecho que nos nieguen, lo volveremos a ejercer".

El caso se remonta al pasado mes de marzo, cuando la Junta Electoral española ordenó a Torra la retirada de los símbolos independentistas de los edificios públicos para proteger la neutralidad institucional durante la campaña para las elecciones legislativas del 28 de abril.

Se trataba de las banderas del movimiento independentista y de los lazos amarillos que utilizan para reclamar la libertad de sus líderes juzgados por el intento de secesión de octubre de 2017.

 Además: Un año después de la república fallida, Puigdemont relanza su desafío

Uno de ellos estaba colgado en la sede del gobierno regional junto al lema "libertad presos políticos y exiliados", en referencia a los separatistas encarcelados o instalados en el extranjero.

Torra incumplió el plazo otorgado en dos ocasiones y, antes de ceder definitivamente al requerimiento, sustituyó el lazo amarillo por otro blanco junto al mismo mensaje.