•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuando quedan tres meses para las elecciones generales de octubre en Bolivia, el candidato a la vicepresidencia  por la alianza "Bolivia Dice No" (derecha) Edwin Rodríguez, renunció a su postulación y reclamó la unidad del voto para Carlos Mesa, principal contrincante del presidente Evo Morales.

Rodríguez, apoyado por una organización civil de Potosí (sur), dijo que su dimisión "servirá para contribuir a la unidad de la oposición", pues su frente ocupa el tercer lugar, a casi 30 puntos porcentuales de diferencia del primero.

"Con esta acción estamos ganando la concentración de la votación de la oposición para derrotar al gobierno dictador y evitar la 'venezolanización' de nuestra patria querida", dijo Rodríguez en conferencia de prensa en Potosí.

Carlos Mesa. Archivo/END

El frente de derecha "Bolivia dice No" (a la continuidad de Morales), encabezado por el empresario Óscar Ortiz, basa su campaña en afectar la imagen del periodista Carlos Mesa, que marcha segundo en los sondeos.

"Esta estrategia electoral unilateral (de Ortiz) tiende a dividir a la oposición, a restar votos (a Mesa) y a facilitar al binomio oficialista", explicó Rodríguez.

Ortiz expresó en Santa Cruz (este), de donde es oriundo, su "sorpresa total" y expresó su "profunda convicción de que este episodio solo puede ser interpretado desgraciadamente en términos económicos".

"No voy a permitir que un nuevo acto corrupto impida esta candidatura, ahora voy solo, vamos a redoblar el esfuerzo", agregó.

El presidente Morales es el favorito. Los sondeos le dan entre un 34% y un 38% de votos, seguido por el expresidente opositor Carlos Mesa, que lograría el 28% o el 27%, según encuestas de medios.

Si Morales no logra el 51% más uno de los votos válidos o el 40% de los votos válidos con una diferencia de al menos 10 puntos sobre el segundo, se realizará una segunda vuelta el 15 de diciembre.