•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La delegada de Grenada Yolande Smith, asumió hoy la presidencia del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Smith estará en el cargo por los próximos tres meses y ejercerá esta función en sustitución del embajador estadounidense Carlos Trujillo.

De acuerdo a información divulgada por la OEA, durante su primera comparecencia, Smith manifestó a la importancia de realizar las gestiones del Consejo basados en la integridad.

“Integridad en el proceso, en la forma en que conducimos nuestros asuntos diarios, en la responsabilidad que se nos confía; al final del día somos representantes de nuestros países y nuestros símbolos, nuestra soberanía y nuestra condición de estado deben ser respetados”, señala una breve nota publicada en el sitio del organismos continental.

Por su parte, el Presidente saliente Trujillo, agradeció a los representantes de los países “por su ayuda y apoyo en los últimos tres meses. Pienso que tuvimos una presidencia muy exitosa y al mismo tiempo una Asamblea General muy exitosa".

El 6 de julio, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia envió una carta a Smith luego de que había hecho el anuncio de su presidencia.

En la carta, la Alianza le comunicaba el incumplimiento por parte del Gobierno de Nicaragua a los acuerdos firmados durante las negociaciones del diálogo.

“Es urgente la puesta en marcha de reformas electorales que permitan reencauzar al país al orden democrático mediante elecciones justas, libres, transparentes y adelantadas. La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia reitera su voluntad de diálogo”, dijo la alianza opositora a la embajadora de Grenada.

A raíz del inicio de la crisis política en Nicaragua, la OEA ha celebrado sesiones para tratar las violaciones a los derechos humanos cometidos por el Gobierno, e inclusive en diciembre de 2018 inicio el proceso para aplicar al país la Carta Democrática, amparada en el artículo 20 que señala el rompimiento del orden constitucional.

Posteriormente se han celebrado sesiones especiales en enero pasado para dar continuidad a esa petición, y más recientemente el 28 de junio pasado durante el cierre de la cuadragésima novena Asamblea General de la OEA aprobó la resolución “Situación de Nicaragua”, en la cual orienta al Consejo Permanente formar una comisión que realice “gestiones diplomáticas al más alto nivel” para ayudar a superar la crisis en Nicaragua.

Esa comisión, según lo acordado, tiene 75 días para rendir un informe, con el cual el organismo podría convocar a una sesión extraordinaria por la crisis en Nicaragua, que comenzó en abril de 2018 y deja un saldo de al menos 325 muertos de forma violenta.