• |
  • |
  • AFP

El petrolero iraní interceptado la semana pasada frente a las costas de Gibraltar, el "Grace 1", sospechoso de dirigirse hacia Siria en violación de las sanciones, será devuelto si Irán ofrece garantías sobre su destino, anunció el sábado el ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt.

Hunt explicó que mantuvo una conversación el sábado con su homólogo iraní, Mohamad Javaz Zarif, sobre este petrolero.

"Le aseguré que nuestra preocupación es el destino y no el origen del petróleo que va en el 'Grace 1' y Reino Unido facilitaría su liberación si tenemos garantías de que no iba para Siria", manifestó Hunt.

El ministro británico añadió que su homólogo iraní "quiere resolver la cuestión y no busca una escalada".

Hunt habló igualmente con el jefe del gobierno de Gibraltar, Fabian Picardo, "que hace un excelente trabajo de coordinación y comparte el planteamiento británico sobre el camino a seguir".

El petrolero iraní, un buque de 330 metros de eslora con 2,1 millones de barriles de crudo -su capacidad de carga máxima-, fue interceptado el 4 de julio por la policía y los servicios aduaneros de Gibraltar, asistidos por un destacamento de Royal Marines británicos.

Las autoridades de este pequeño territorio británico en el extremo sur de la península ibérica sospechan que el crudo se transportaba hacia Siria, en violación de las sanciones europeas contra el régimen de Bashar al Asad. Teherán lo desmiente y denuncia un acto de "piratería".

El tribunal supremo de Gibraltar autorizó la inmovilización del barco durante 14 días, hasta el 19 de julio, pero esta autorización puede ser prolongada por un total de 90 días.