•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El obispo colombiano Rubén Darío Jaramillo Montoya, planea realizar un exorcismo colectivo a toda una ciudad, rociando agua bendita desde un helicóptero.

El plan del padre incluye el rezo de una oración para purificar el área de la supuesta presencia de demonios.

 Lea: Presbítero aplicó exorcismo a mujer que atacó a sacerdote en Managua

Según información del diario británico The Guardian, el ejército de Colombia está proporcionando al obispo el helicóptero para realizar el exorcismo aéreo durante las festividades anuales de los santos patrones de Buenaventura, ciudad de Colombia.

El obispo comenzó a planificar el exorcismo luego de que una niña de 10 años fue torturada y asesinada, además considera que la ciudad está endemoniada debido a la gran inseguridad ciudadana, el tráfico de drogas y la pobreza que hay en Buenaventura.

"Tenemos que expulsar al diablo de Buenaventura, para ver si podemos restaurar la paz y la tranquilidad que nuestra ciudad ha perdido debido a tantos delitos, actos de corrupción y con tanta maldad y el narcotráfico que invade", manifestó el padre Jaramillo Montoya a una radio colombiana, según declaraciones retomadas por The Guardian.

 De interés: Exorcista de El Vaticano muere a los 91 años

Buenaventura, en la costa pacífica de Colombia, fue nombrado como el lugar más violento del país en 2014.

Los medios locales informaron de 51 homicidios en la ciudad en los primeros cinco meses de este año, 20 más que en el mismo período del año pasado.

"Queremos rodear todo Buenaventura, desde el aire, y echarle agua bendita para ver si exorcizamos y sacamos a todos esos demonios que están destruyendo nuestro puerto, para que la bendición de Dios venga y se libere de todo". La maldad que está en nuestras calles”, agregó el religioso en sus declaraciones a una radioemisora de Colombia.

Además: Los exorcistas advierten en Roma: "el demonio no es un juego"

El exorcismo consiste en luchar contra las fuerzas diabólicas que hacen que una persona esté "poseída".

Esta práctica no es del gusto de todos, desde el Concilio Vaticano II (1962-1965) había caído en desuso pero en 2014 el Vaticano reconoció una asociación internacional de exorcistas.