• Ciudad del Vaticano |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El papa Francisco instó este domingo al Gobierno y oposición de Venezuela a que lleguen “lo antes posible” a un acuerdo para poner fin a la severa crisis que golpea al país petrolero.

“Una vez más, quisiera expresar mi cercanía al amado pueblo venezolano, particularmente extenuado por la prolongada crisis”, manifestó el Pontífice, después de la oración del Ángelus, en la plaza de San Pedro.

“Pidamos al Señor que inspire e ilumine a las partes en causa, para que puedan llegar lo antes posible a un acuerdo que ponga fin al sufrimiento de la gente por el bien del país y de toda la región”, agregó.

Delegados del presidente Nicolás Maduro y del opositor Juan Guaidó, reconocido como mandatario encargado por medio centenar de países, emprendieron en mayo conversaciones bajo la mediación de Noruega para intentar resolver su pugna de poder.

“Pidamos al Señor que inspire e ilumine a las partes en causa, para que puedan llegar lo antes posible a un acuerdo que ponga fin al sufrimiento de la gente. AFP/END

Una nueva cita tuvo lugar esta semana en Barbados, sin perspectiva por ahora de una nueva elección presidencial, principal objetivo de la oposición.

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo, sufre la peor crisis económica, social y política de su historia reciente. Más de 3.3 millones de venezolanos han abandonado su país por la crisis desde 2016, según la ONU.

Iglesia pide elecciones libres

El jueves la Iglesia católica venezolana exigió la salida del presidente Nicolás Maduro del poder y la convocatoria de nuevas elecciones como solución a la grave crisis política y económica.

“Venezuela clama a gritos un cambio de rumbo (...). Ese cambio exige la salida de quien ejerce el poder de forma ilegítima y la elección en el menor tiempo posible de un nuevo presidente”, señaló la Conferencia Episcopal en una declaración leída al inicio de una asamblea ordinaria.

Maduro “debe retirarse” de la presidencia “para que se den realmente unas elecciones (...) libres”, añadió el arzobispo Jesús González en rueda de prensa.

La semana pasada, delegados de Maduro y del líder opositor Juan Guaidó reanudaron en Barbados el diálogo en mayo en Oslo para buscar salidas a la crisis, con la mediación de Noruega.

Pero el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, negó la noche del miércoles que las partes estén discutiendo una convocatoria a nuevos comicios presidenciales.

Mientras, Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, ha reiterado que mantiene su estrategia de expulsar a Maduro para conformar un “gobierno de transición” que llame a “elecciones libres”.

Maduro, bajo cuyo gobierno el país petrolero cayó en la peor crisis económica de su historia moderna, fue reelegido en mayo de 2018 en un proceso electoral boicoteado por la oposición, que lo consideró fraudulento.

El mandatario socialista acusa a la cúpula eclesiástica de actuar como un partido político, pero marca una diferencia con el papa Francisco, que en el pasado apoyó diálogos entre el Gobierno y la oposición.