• La Paz, Bolivia |
  • |
  • |
  • AFP

Un poderoso gremio de choferes paraliza este lunes el transporte urbano de La Paz, en protesta contra las multas por incumplimientos de recorridos y horarios que cobra el gobierno municipal.

Trabajadores de autobuses y taxis cortaron desde temprano el tráfico en varios puntos de la ciudad. Luego, marcharon desde la ciudad vecina de El Alto hasta el centro (unos 12 km) "para hacer un mitin de protesta" frente a la sede del municipio, detalló Lucio Quispe, dirigente del sindicato Eduardo Abaroa.

El paro incluye el transporte desde y hacia El Alto, donde funciona el aeropuerto que sirve a La Paz. La huelga no afecta a los vuelos.

El gobierno municipal "lo único que hace es decomisar placas y lanzar boletas de infracción (con multas)", se quejó Quispe.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, dijo que los choferes "deben entender que las multas y sanciones continuarán, mientras persistan en abusar y maltratar a los ciudadanos con su servicio tan deficiente".

Según el municipio, un 80% de los buses y taxis con tarifas fijas por distancia no concluyen sus tramos o los dividen de forma arbitraria para obtener mayores ingresos.

El servicio municipal de buses Pumakatari, que no había adherido a huelgas anteriores, suspendió este lunes sus operaciones en previsión de represalias, según un comunicado de la empresa. En ocasiones pasadas, algunas unidades fueron dañadas por ataques con piedras.

Como consecuencia de la huelga de transporte, se formaron largas filas desde temprano para el servicio teleférico, un ramal aéreo de unos 30 km, que alivió para algunos la falta de buses, microbuses y taxis.

El transporte en La Paz es uno de los más caóticos de Bolivia.