•  |
  •  |
  • END

El gobierno colombiano intenta comprobar que un niño abandonado en 2005 sería el hijo de Clara Rojas, una de las rehenes que la guerrilla de las FARC se había comprometido a entregar el fin de año, mientras familias de los cautivos esperan que se mantenga la operación para recibirlos.

Las pruebas de ADN tomadas al pequeño y a la madre y hermano de Rojas serán cotejadas para probar la hipótesis que lanzó el lunes el presidente Álvaro Uribe, quien afirmó que las FARC demoraban la entrega de tres rehenes porque no tenían al pequeño.

El fiscal general de Colombia, Mario Iguarán, estimó que los resultados del examen de ADN no se conocerán antes de diez días.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) anunciaron en diciembre que entregarían al presidente venezolano Hugo Chávez o a su delegado, a la ex candidata a la vicepresidencia Rojas --secuestrada desde 2002--, a su hijo Emmanuel nacido en cautiverio, y a la ex congresista Consuelo González, rehén desde 2001.

Pero el lunes, en medio de un aparatoso despliegue para recoger a los cautivos en algún lugar del sureste de Colombia, esa guerrilla pospuso la entrega alegando falta de garantías de seguridad, en una carta que envío a Chávez, quien mantuvo la operación e incluso advirtió que podría recurrir a un operativo clandestino.

Familiares continúan en Caracas
Es por ello que los familiares de Rojas y González continúan en Caracas, donde Clara González e Iván Rojas, la abuela y el tío de Emmanuel, fueron sometidos a los exámenes de ADN por una misión de peritos enviados por Colombia.

En tanto, la prensa colombiana, citando a fuentes oficiales relacionadas con la investigación, aseguró que José Gómez, el hombre que según el gobierno dejó en un hospital en 2005 al niño que se sospecha es Emmanuel, afirmó que el menor “es de la guerrilla” y pidió protección estatal.

Gómez, quien reclamó urgido la devolución del niño a fines de diciembre, reconoció luego que “él no es ni su padre ni su tío abuelo y que no tiene ningún parentesco con él”, indicó el diario El Tiempo.

El comisionado de paz del gobierno colombiano, Luis Carlos Restrepo, al defender este miércoles la hipótesis de Uribe, acusó al grupo guerrillero de haber engañado al presidente del vecino país.

“En este caso nosotros creemos que las FARC engañaron, le mintieron al presidente Chávez, y él de buena fe montó todo este operativo y por supuesto todos creímos que iba a ser exitoso”, dijo Restrepo.

El funcionario además lamentó “las declaraciones del presidente Chávez diciendo que le cree más a las FARC que al gobierno colombiano”.

Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, aseguró incluso que si no tienen en su poder a Emmanuel, no hay “ningún argumento para parar la misión humanitaria o para que las FARC no entreguen a los otros” dos rehenes.

“Si Emmanuel resulta ser el que nosotros creemos que es, entonces que liberen a los otros dos”, declaró Santos a periodistas, tras renovar la oferta de un “corredor de seguridad” hecha por el presidente Uribe para que las FARC concreten la liberación.

Los cuatro helicópteros enviados por Venezuela para el operativo, que formalmente no ha sido levantado, se mantenían este miércoles en la ciudad de Villavicencio, 95 km al sureste de Bogotá.

Marco Aurelio García, asesor del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y uno de los garantes designados para ese operativo, dijo a la prensa de su país que cree que “sería mejor” una negociación clandestina para recuperar a los rehenes.