• Jartum, Sudán |
  • |
  • |
  • AFP

La policía sudanesa dispersó este lunes con gases lacrimógenos a los manifestantes congregados en el centro de Jartum, un día después de la muerte de un hombre a manos de paramilitares en una ciudad del sudeste de Sudán.

"La policía disparó gases lacrimógenos para dispersarnos. Pero nosotros regresamos", explicó a la AFP uno de los manifestantes presentes en la estación de autobuses del centro de la capital, uno de los varios puntos en los que hubo concentraciones espontáneas este lunes, según testigos.

Lea: Tras reunión secreta e ira pública, un acuerdo en Sudán

El domingo, unos paramilitares sudaneses mataron a disparos a un civil e hirieron a otras siete personas en la ciudad de Al Souk, en el estado de Sennar (sudeste), tras una protesta de habitantes que reclamaban la salida de su ciudad de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), un temido grupo de paramilitares, contaron vatios testigos a la AFP.

Según testigos, los numerosos agentes de la policía antidisturbios desplegados en el lugar golpearon con porras a los manifestantes. Foto: AFP/END

Unos 200 manifestantes seguían presentes al caer la noche en el centro de Jartum, a gritos de "régimen civil". También se les lanzaron gases lacrimógenos, constató una periodista de la AFP.

De interés: Estados Unidos saluda el acuerdo alcanzado en Sudán

Según testigos, los numerosos agentes de la policía antidisturbios desplegados en el lugar golpearon con porras a los manifestantes y se llevaron a algunos de ellos en furgones de policía.

Según testigos, los numerosos agentes de la policía antidisturbios desplegados en el lugar golpearon con porras a los manifestantes. Foto: AFP/END

Estas concentraciones se producen en un momento en que los militares en el poder en Sudán desde la caída del presidente Omar al Bashir, en abril, y los líderes del movimiento de contestación que sacude el país desde hace varios meses, terminan de definir un acuerdo.

Además: Derrocan a dictador, se queda su sicario

Este acuerdo debe formalizar el principio de un poder compartido entre las dos partes durante un periodo de transición de unos tres años. Pero las negociaciones, que aún no concluyeron, se retrasaron en dos ocasiones la semana pasada a petición de los manifestantes. El martes está prevista una nueva reunión.