• Wellington, Nueva Zelanda |
  • |
  • |
  • AFP

Las islas del Pacífico de poca altitud podrían reaccionar al cambio climático modificando su forma, y así evitar desaparecer bajo el agua, según un nuevo estudio que parece contradecir los temores actuales.

Estados insulares como Tuvalu, Tokelau y Kiribati superan apenas por algunos metros el nivel del mar y están considerados como los más vulnerables al cambio climático del planeta. Sus poblaciones temen la subida de las aguas.

Lea: Biosfera de Río San Juan pierde 7.5% de sus bosques en cinco años

Sin embargo un estudio realizado por científicos neozelandeses, británicos y canadienses afirma que estas islas "reaccionan de forma morfodinámica" al entorno ya que están constituidas por esqueletos de minúsculos organismos coralinos, más que por roca sólida.

El estudio fue publicado esta semana en la Geological Society of America. Foto: Cortesía Pixabay/END

Según los investigadores, este tipo de islas se transforman de la misma forma que las playas de arena.

Este descubrimiento podría tener repercusiones importantes en la estrategia de lucha contra el cambio climático para estos países.

De interés: Tren especial lleva 2,5 millones de litros de agua a ciudad india para contrarrestar sequía

Murray Ford, coautor del estudio e investigadora de la Universidad de Auckland, asegura que estas islas son más resistentes de lo que se pensaba hasta ahora.

"Las repercusiones en las diferentes islas van a variar. Mientras zonas se conviertan en inhabitables, otras van adaptarse a la subida de las aguas", afirmo en un comunicado.

El estudio fue publicado esta semana en la Geological Society of America. Foto: Cortesía Pixabay/END

"Dependerá de los gobiernos y de las poblaciones decidir la estrategia a adoptar pero nosotros consideramos que este estudio revela el hecho que la naturaleza es un modelo de adaptación y las poblaciones insulares podrían tener que adaptarse también".

Además: Más de 2,500 acampantes evacuados a causa de incendios forestales en Francia

El estudio fue publicado esta semana en la Geological Society of America.

Los científicos crearon un maqueta a escala 1/50 de la isla Fatato en el archipiélago de Tuvalu y un mecanismo de simulación de olas, para poder probar el impacto del aumento del nivel del mar y de las tormentas causadas por el cambio climático.

Descubrieron que el punto más alto de la isla ganaba en altitud mientras que toda la masa terrestre se desplazaba sobre el arrecife coralino subyacente.