•  |
  •  |
  • AFP

Al menos 11 personas murieron y 52 resultaron heridas en un atentado hoy contra un hotel cinco estrellas en Peshawar, la ciudad más importante del noroeste de Pakistán, cercana a la zona donde el ejército combate a los talibanes, según fuentes oficiales y médicas. Se trata del séptimo ataque terrorista en esta ciudad de 2,5 millones de habitantes en un mes.

Hoy, uno o varios kamikazes a bordo de un todoterreno siguieron de cerca a una pequeña camioneta cuando pasó el punto de entrada ultraprotegido del hotel de cinco estrellas Pearl Continental, en pleno corazón de Peshawar, indicó el jefe de la policía de la ciudad, Sefwat Ghayur. Cuando la barrera metálica volvió a bajarse, el o los atacantes se abrieron camino disparando a los guardias y lanzaron su coche bomba contra el edificio.

El vehículo iba cargado con más de 500 kilos de explosivos, estimó el oficial de policía Shafqat Malik. Once personas murieron, incluido dos extranjeros, declaró el ministro provincial de Información, Mian Iftikhar Hussain, sin dar a conocer su nacionalidad. Uno de ellos era un empleado de Naciones Unidas, aseguró el jefe de la administración del distrito de Peshawar, Sahibzada Anees.

El ministro provincial responsable de la obras benéficas, Zarshaid Khan, explicó que había reunido en una sala del hotel a representantes de organizaciones internacionales que aportan ayuda a los cerca de 2,5 millones de civiles desplazados por los combates en el noroeste del país. "La explosión fue tan fuerte que pensé que me habían reventado los tímpanos, me caí de la silla, como los demás comensales, y, cuando salí, el hotel estaba en llamas", contó el ministro.

"Cincuenta y dos heridos han sido trasladados al hospital, incluidos seis extranjeros", señaló por su parte el doctor Sahib Gul del hospital Lady Reading. La explosión provocó un profundo cráter y varias plantas del edificio se derrumbaron, observó un periodista.

Recuerdan tragedia en el Marriott
Esta explosión recuerda la del atentado que destruyó por completo el Marriott, el mayor hotel de Islamabad, la capital, el 20 de septiembre de 2008, cuando un kamikaze hizo explotar un camión lleno de explosivos y mató a 60 personas. Las fuerzas paquistaníes intensificaron hace casi dos meses su presión sobre los talibanes, que habían avanzado más alla de sus bastiones de las zonas tribales fronterizas con Afganistán, donde han ayudado en los últimos años a Al Qaida a recomponerse.

El ejército inició a finales de abril, presionado por Estados Unidos, una ofensiva para desalojar a los talibanes del valle de Swat y de sus alrededores, en el noroeste del país. Los talibanes han advertido en varias ocasiones en los últimos días que intensificarían su campaña de atentados en represalia por esta ofensiva.

Al igual que el resto de los hoteles de alto standing desde el atentado del Marriott, el Pearl Continental disponía de un importante dispositivo de seguridad. Todas las grandes ciudades paquistaníes llevan días en estado de máxima alerta.