• México |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, urgió este miércoles a los legisladores de Estados Unidos a aprobar el nuevo tratado de libre comercio que estos países comparten con Canadá, en la antesala de una visita del jefe de la diplomacia estadounidense.

"Estamos recomendando que se apruebe el tratado de libre comercio (...) Eso mismo le voy a decir a (una delegación de) legisladores de Estados Unidos" durante una reunión prevista para el viernes en Ciudad de México, dijo el izquierdista López Obrador en su conferencia de prensa diaria.

En junio, México se convirtió en el primer país -y hasta ahora único- en ratificar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), incluso luego de que Washington amenazara con gravar las exportaciones mexicanas si continúa la migración masiva de centroamericanos. Un acuerdo, sin embargo, dejó esto último sin efecto.

"Cumplimos el compromiso de aprobar y ratificar el tratado en México (...) porque nos importa que se apruebe" en los tres países, indicó López Obrador.

El mandatario reconoció que antes de tomar las riendas de México en diciembre, se opuso al acuerdo comercial que se firmó en 1994 y que fue modernizado a petición del presidente Donald Trump.

"Han transcurrido muchos años como para dar un gran viraje y echar por la borda todo lo que se ha conseguido. Así como no ha resultado la panacea, también durante años se ha ido consolidando una relación económica y comercial importante", analizó.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP/END

Por ello, para López Obrador, "no es racional decir 'no' al tratado".

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, se reunirá el domingo con su par mexicano Marcelo Ebrard en el marco de una gira en Latinoamérica, en la que incrementará las presiones para reducir la inmigración irregular.

En mayo, Trump amenazó con imponer aranceles a las vitales exportaciones de México si no frenaba el creciente flujo de indocumentados que llegan a través de su territorio hasta a la frontera sur de Estados Unidos para pedir asilo.

Marcelo Ebrard, canciller de México. AFP/END

Desde entonces, México endureció las detenciones y deportaciones de indocumentados con el despliegue de miles de soldados y policías en sus fronteras.

Este martes, la administración Trump puso en vigor una normativa que restringe la posibilidad de que los migrantes puedan solicitar asilo en Estados Unidos si llegan desde México, una medida rechazada por el gobierno de López Obrador.