• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Las sobredosis mortales disminuyeron un 5.1% en 2018 en Estados Unidos, dando lugar a la primera reducción de muertes por esta causa en dos décadas, según datos oficiales preliminares publicados el miércoles.

La tendencia se debe a una importante disminución en las muertes relacionadas con el consumo de analgésicos con receta.

"Los últimos datos provisionales sobre muertes por sobredosis muestran que los esfuerzos de Estados Unidos para frenar el uso de opioides y la adicción están funcionando", dijo el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, aunque advirtió que la epidemia no se solucionará de la noche a la mañana.

ARCHIVO/END.

La cifra estimada de muertos bajó a 68,557 en 2018, en comparación a las 72,224 del año anterior, según datos publicados por los centros para el control y la prevención de enfermedades (CDC).

Pero el número sigue siendo mucho más elevado que en 1999, cuando se registraron 16,849 muertes, una cifra que no dejó de crecer año tras año hasta 2017, con un aumento considerable entre 2014 y 2017.

ARCHIVO/END.

Las muertes atribuidas a opioides naturales y semisintéticos -como la morfina, la codeína, la oxicodona, la hidrocodona, la hidromorfona y la oximorfona-, que se recetan como analgésicos, se redujeron de 14,926 al 12,757, un 14.5%.

Esta fue la caída más importante entre todas las categorías. En cambio, las muertes relacionadas con los opioides sintéticos -como el tramadol y el fentanilo-, excluyendo la metadona, continuaron aumentando considerablemente y las muertes por cocaína también aumentaron ligeramente.

La epidemia de opioides está enraizada en Estados Unidos y es consecuencia de décadas de prescripción excesiva de analgésicos adictivos.

La crisis ha causado cerca de 400,000 muertes por opioides recetados o ilícitos, e incluye algunas víctimas de gran repercusión mediática como el icono pop Prince y el rockero Tom Petty.

Pero hay algunas señales de que la marea está empezando a cambiar, ya que las autoridades federales y estatales empezaron a enfrentarse a gigantes de la droga en los tribunales por presuntos sobornos a los médicos para que recetaran sus medicamentos o por una comercialización engañosa que minimiza los riesgos de la adicción.