• Ankara, Turquía |
  • |
  • |
  • AFP

Turquía calificó el miércoles de "injusta" la decisión de Estados Unidos de excluirla del programa de cazas F-35 de la OTAN a raíz de la adquisición por parte de Ankara de un sistema de defensa antiaéreo ruso.

"Esta medida unilateral no respeta el espíritu de la Alianza y tampoco está basado en razones legítimas (...) es injusto retirar a Turquía, uno de los socios del programa F-35", declaró el ministerio turco de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Turquía había solicitado más de 100 cazas F-35, por los que pagó 1,400 millones de dólares, mientras su industria de defensa invirtió cantidades significativas en la producción de aviones.

"Invitamos a Estados Unidos a corregir su error, que allanará el camino hacia un daño irreparable a nuestras relaciones estratégicas", añadió el ministerio turco.

Estados Unidos había confirmado previamente este miércoles, tras repetidas advertencias, la exclusión de Turquía del programa.

Los cazas F-35 de fabricación estadounidense "no pueden coexistir con una plataforma de recopilación de inteligencia rusa que se usará para conocer sus capacidades avanzadas", dijo la portavoz de la Casa Blanca Stephanie Grisham.

Los técnicos y pilotos turcos que reciben formación para los F-35 en Estados Unidos deberán regresar a su país este mes.

La primera entrega del sistema S-400 de Rusia comenzó la semana pasada y, desde entonces, cada día llegó más material a una base aérea en Ankara.

Las relaciones entre estos dos aliados de la OTAN se deterioraron desde que Ankara compró el sistema ruso, aunque también hay otros elementos de tensión, como el apoyo de Estados Unidos a una milicia kurda que Turquía califica de terrorista.

El ministerio de Relaciones Exteriores turco pidió a Estados Unidos demostrar la importancia de las relaciones entre Ankara y Washington "no solo mediante palabras, sino también con acciones, y especialmente en la lucha contra organizaciones terroristas".