• |
  • |
  • AFP

El heredero de una rica familia cervecera canadiense fue absuelto el viernes de asesinar a su padre, en un nuevo juicio después de tres años de que un juez lo sentenciara a cadena perpetua por la muerte ocurrida en 2011.

Dennis Oland, de 51 años, había sido acusado de asesinar a su padre Richard, que entonces tenía 69 y era parte de la familia propietaria de Moosehead Breweries, la cervecera independiente más antigua de Canadá.

El joven Oland fue declarado culpable de homicidio en segundo grado durante el juicio en New Brunswick en 2015 y sentenciado a cadena perpetua a principios de 2016.

"Espero sinceramente que todos entiendan que Dennis Oland es inocente. Él no mató a su padre", dijo a los periodistas su abogado Alan Gold tras la emisión del nuevo veredicto.

Richard Oland fue hallado muerto en sus oficinas sobre un charco de sangre, el 7 de julio de 2011, con docenas de puñaladas y heridas en la cabeza, el cuello y las manos.

Su hijo fue la última persona en verle con vida el día anterior, comunicó la policía.

El veredicto original contra Dennis Oland fue revocado por irregularidades procesales. El nuevo proceso, esta vez ante un juez en lugar de un jurado, se prolongó cuatro meses.

El juez Terrence Morrison dijo que no había pruebas suficientes para condenar al hijo del multimillonario.

Los fiscales señalaron los problemas financieros del joven Oland, sugiriendo que podría haberse vuelto violento cuando su padre se negó a prestarle dinero.

También argumentaron que en una chaqueta marrón de Dennis Oland había pequeñas salpicaduras de sangre y restos de ADN, que los expertos señalaron que casi seguro pertenecían a su padre.

Ahora la policía deberá reabrir el caso para encontrar quién mató a Richard Oland.

"Cuando los verdaderos culpables del crimen estén ante la justicia será un día para celebrar", dijo Gold.