• Beirut, Líbano |
  • |
  • |
  • AFP

La región sur de Siria fue objeto de pesados ataques con misiles que, según la agencia oficial de noticias siria Sana y una oenegé humanitaria, fueron lanzados por Israel contra "posiciones militares".

"Disparos de misiles probablemente israelíes" atacaron la región sur de Siria, en la zona de Tall al-Hara, una colina en la provincia de Deraa, al sur de Damasco, afirmó la entidad Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

De acuerdo con esa entidad, se registraron "pérdidas de vidas humanas" en los ataques, pero no se conocen otros detalles.

Por su parte, la agencia oficial Sana apuntó en su edición digital que "el enemigo israelí lanzó una agresión después de la medianoche [del martes] contra el sector de Tall al-Hara", pero únicamente mencionó cuantiosos daños materiales.

A su vez, la televisión siria había mencionado una "agresión israelí" en el sur del país.

Desde el inicio del conflicto armado en Siria, en 2011, Israel realizó numerosos ataques contra las fuerzas sirias aunque también contra posiciones del grupo libanés Hezbolá, aliado del gobierno de Damasco.

La zona donde se registraron los ataques con misiles es una de las regiones donde el Hezbolá mantiene posiciones, según el titular del OSDH, Rami Abdel Rahman.

El conflicto en Siria ya dejó más de 370,000 muertos y millones de desplazados y refugiados. AFP/END

Sin embargo, también se registraron ataques con misiles en la provincia de Quneitra, siempre según el OSDH.

"La defensa antiaérea del régimen fue activada para actuar. Algunos de los misiles fueron derribados pero otros alcanzaron sus objetivos", afirmó Rahman.

Amenaza a Hezbolá

La región de Tall al-Hara ya había sido objeto de ataques con misiles por parte de Israel a mediados de junio, conforme reportaron en su momento el OSDH y la prensa siria.

En esa zona el grupo Hezbolá había instalado radares y el gobierno implementó baterías antiaéreas.

El 30 de junio, seis civiles y nueve combatientes favorables al gobierno de Damasco habían resultado muertos por ataques israelíes cerca de la capital y en la provincia de Homs.

Israel, por su parte, ya dejó que pretende mantener sus ataques contra posiciones de Irán o de Hezbolá en Siria, y que no permitiría que fuerzas próximas al gobierno iraní se instale cerca de su frontera.

Estos ataques tienen lugar en un contexto de elevadas tensiones en toda la región del Medio Oriente y que tiene a Israel de un lado y a Irán del otro.

Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel. AFP/END

El 14 de julio, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu había advertido a Hezbolá que su gobierno aplicará un "golpe devastador" caso haya cualquier ataque por parte de ese movimiento armado.

En respuesta, el jefe del Hezbolá, Hassan Nasrallah, había apuntado pocos días más tarde que Israel no se libraría de las consecuencia de un conflicto armado entre Estados Unidos, su principal aliado, e Irán.

El conflicto en Siria ya dejó más de 370,000 muertos y millones de desplazados y refugiados.