• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, se sumó este jueves a una polémica sobre hasta dónde debe controlarse la policía, luego de dos videos virales que mostraron a jóvenes lanzando baldes de agua contra policías de Nueva York.

Los incidentes, separados, ocurrieron durante una ola de calor que afectó a varios estados de la costa este del país, con una sensación térmica de 44 grados en Nueva York el fin de semana pasado.

En uno de los videos, dos policías que caminan por Brooklyn son empapados por locales.

Policías que acudieron a un llamado en Harlem también fueron ensopados, y uno de ellos recibió un balde en plena cabeza mientras un grupo de jóvenes celebraba.

ARCHIVO/END.

"Amamos a nuestros oficiales de la ley en todo este gran País. Lo que sucedió en NYC con agua lanzada a oficiales de la NYPD fue una desgracia total", tuiteó Trump.

Luego aprovechó para lanzar un golpe al alcalde de Nueva York Bill de Blasio, precandidato demócrata a las presidenciales de 2020.

"Es hora de que @NYCMayor @BilldeBlasio DEFIENDA a aquellos que protegen nuestras vidas y nos sirven tan bien...", escribió Trump.

Los incidentes, que también fueron condenados por De Blasio y el jefe de policía de Nueva York, despertaron controversia sobre cuánto abuso deben aguantar los oficiales antes de hacer un arresto.

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York. AFP/END.

Algunos ciudadanos los elogiaron por no inflamar la situación, mientras otros opinaron que no deberían haber tolerado el ridículo.

El exalcalde y aliado de Trump, Rudy Giuliani, que adoptó una política de tolerancia cero hasta con las infracciones más pequeñas durante su administración, acusó a de Blasio de alentar "la falta de respeto" hacia la policía.

De Blasio respondió en Twitter, diciendo que su gobierno ha bajado el crimen a un récord mínimo "porque estamos cerrando la brecha entre la policía y las comunidades".

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP/END.

La policía anunció el arresto de tres hombres en conexión con los baldazos de agua y busca a más sospechosos.

Los incidentes llegan en un momento de alta tensión entre la policía y parte de los neoyorquinos tras una decisión de no presentar cargos contra un oficial acusado de asfixiar a un hombre negro, Eric Garner, el 17 de julio de 2014.