• Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Estados Unidos sancionó este jueves a los hijastros del presidente Nicolás Maduro y al empresario colombiano Alex Saab, entre 10 personas y 13 empresas a las que acusó de orquestar “una red de corrupción” en el programa de subsidios alimentarios del Gobierno de Venezuela.

Las medidas se suman a la batería de sanciones que Washington ha impuesto en los últimos 2 años contra el gobierno de Maduro, cuyo mandato considera ilegítimo y al que le atribuye la debacle económica en Venezuela, que, según Naciones Unidas, ha dejado a un cuarto de sus 30 millones de habitantes en necesidad de urgente ayuda humanitaria.

“Mientras los hijastros de Maduro y otros socios criminales usaron un programa de asignación de alimentos para robar cientos de millones de dólares, muchos venezolanos comen una o dos veces al día, con pocas proteínas y vitaminas”, dijo el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo.

El Departamento del Tesoro dijo que Saab se aprovechó de contratos sobrevalorados vinculados a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) venezolanos, en una confabulación que incluye a Walter, Yosser y Yoswal Gavidia Flores, hijos de la primera dama Cilia Flores y conocidos como “Los Chamos”, así como a compañías fantasma en todo el mundo y operaciones ilegales en el sector del oro en Venezuela.

 El Gobierno de Estados Unidos sancionó este jueves a los hijastros del presidente Nicolás Maduro y al empresario colombiano Alex Saab. Archivo/END

“Utilizan los alimentos como una forma de control social, para recompensar a los partidarios políticos y castigar a los opositores, mientras se embolsan cientos de millones de dólares a través de una serie de esquemas fraudulentos”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Al agravarse la crisis económica, el Gobierno de Venezuela creó en 2016 un programa para proporcionar alimentos subsidiados a los pobres, que Saab y un socio comercial organizaron para que los alimentos se importaran “a la tasa más rentable para ellos”, dijo el Tesoro en un comunicado.

“A sabiendas de Maduro, Saab recogió ganancias sustanciales e importó solo una fracción de los alimentos necesarios para el programa CLAP”, apuntó el texto, subrayando que este esquema les reportó cientos de millones de dólares.

Un estudio de las principales universidades de Venezuela cifró los beneficiarios del CLAP en 16.3 millones de personas para 2018.

Oro por comida

Las sanciones de este jueves alcanzan también al colombiano Álvaro Pulido (antes conocido como Germán Rubio), socio de Saab; a su hijo Emmanuel Rubio, facilitador del envío de alimentos no perecederos de México a Venezuela; y a José Gregorio Vielma, exministro venezolano de Comercio Exterior y exgobernador del estado de Táchira.

Además, están Shadi e Isham Saab Certain, hijos de Saab, y Mariana Staudinger, esposa de Yosser Gavidia Flores. Shadi Saab, actor de películas de Hollywood, aparece como director de una de las compañías sancionadas.

Secretario de Estado los señala de robar “cientos de millones de dólares”, mientras “muchos venezo-lanos comen una o dos veces al día”.Archivo/END

Con las sanciones, el Tesoro bloquea todos los bienes y activos que los afectados tengan directa o indirectamente bajo jurisdicción de Estados Unidos, y prohíbe toda transacción legal que involucre a individuos y entidades estadounidenses.

En diálogo con AFP bajo condición de anonimato, explicó que ante la escasez de divisas a principios de 2018, Maduro le otorgó a Saab el monopolio de la venta de oro extraído ilegalmente de las selvas del Arco Minero del Orinoco, donde, según dijo, se vierten cantidades de mercurio tan enormes, “que los lagos se pueden ver desde el espacio”.

“Saab estableció compañías en Turquía y Emiratos Árabes Unidos (EAU), adonde enviaba el oro por avión, lo cambiaba por dólares y luego comenzaba el proceso nuevamente”, señaló.

El Tesoro dijo que Saab trabajó con el exvicepresidente venezolano Tareck El Aissami, actual ministro de Industrias, para montar esa estructura, que tuvo apoyo del Bandes y del Banco Central de Venezuela (BCV).

Estados Unidos sancionó al sector del oro venezolano en noviembre de 2018, y al Bandes y al BCV, en marzo y abril pasado, respectivamente.

Entre las empresas y bienes bloqueados este jueves por su presunta vinculación con este esquema fraudulento hay firmas registradas en EE. UU., Hong Kong, México, Turquía, Panamá, Colombia y Delaware (Estados Unidos), así como un apartamento de lujo en Miami.

Hace una semana, México congeló las cuentas bancarias de 19 personas y empresas relacionadas con la venta al Gobierno de Venezuela de alimentos de baja calidad y con sobreprecio dirigidos a la población más pobre del país.

ROSARIO DE SANCIONES

En el año 2015 se aplicaron las primeras sanciones de Estados Unidos contra Venezuela, durante el gobierno de Barack Obama, congelando bienes y cuentas bancarias de siete oficiales y altos funcionarios gubernamentales, a quienes también se les prohibió entrar a EE. UU.

En 2017, con el gobierno de Donald Trump, EE. UU., promulgó sanciones financieras contra el vicepresidente venezolano Treck El Aissami, a quien los estadounidenses acusan de estar involucrados en tráfico de cocaína.

A mitad de ese año se produce una escalada de sanciones, primero contra 13 funcionarios del Gobierno y, posteriormente, al mandatario Nicolás Maduro, tras la polémica elección de la Asamblea Constituyente.

Una semana después le aplicaron sanciones a otros ocho funcionarios, entre ellos Adán Chávez, hermano del expresidente Hugo Chávez y prohíben que Venezuela pueda tomar crédito del sistema financiero de EE. UU.

En 2017, la Unión Europea también sancionó a Venezuela, las que fueron prolongadas un año más tarde y se emitió una prohibición de ingreso a EE. UU. para 18 personas.

En 2018, EE. UU. aprobó sanciones contra varios militares venezolanos y otros tres funcionarios del Gobierno, además de 20 empresas. Ese mismo año también se prohibió a todas las empresas y ciudadanos estadounidenses, la compra de bonos o títulos de deuda venezolanos.

En septiembre de ese mismo año le tocó el turno a la esposa de Nicolás Maduro, Cilia Flores, y la vicepresidenta Delcy Rodríguez, así como el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y se dictan medidas punitivas contra la importación de oro venezolano.

En 2019, Estados Unidos bloqueó las cuentas de la industria petrolera venezolana en el país norteamericano y la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Tesoro de EE. UU., congeló cuentas de otros altos funcionarios, incluyendo a miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES).