•  |
  •  |
  • AFP

El submarino a propulsión nuclear francés "Emeraude", dotado de avanzados medios de detección, se integró hoy a las operaciones de búsqueda de las cajas negras del Airbus de Air France que el 1 de junio cayó al Atlántico con 228 personas a bordo, anunció en París el Estado Mayor francés.

"El 'Emeraude' comenzará su patrulla en una primera zona de búsqueda de 20 por 20 millas náuticas, es decir 36 por 36 km, que debe cubrir en una jornada", indicó el capitán de navío Christophe Prazuck, del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. "Cambiará de zona cada día en esta misión cuya duración no ha sido fijada", agregó la misma fuente, antes de precisar que en la tarde un nuevo navío de la marina francesa, el "Mistral", se sumará a las tareas del submarino. A las dos unidades, se agrega la fragata "Ventôse", dos aviones de patrulla marítima Breguet Atlantique y un avión de vigilancia marítima Falcon 50.

Un submarino de ataque, como es el caso del "Emeraude", está diseñado para ubicar principalmente enemigos ocultos en las profundidades, por lo que dispone de medios incomparables para efectuar esta búsqueda, como son los sonares y sus operadores altamente especializados, llamados "orejas de oro", capaces de identificar los objetivos por los sutiles cambios en los sonidos que generan o de las ondas sónicas reflejadas por éstos. El "'Emeraude' va a funcionar como si fuese un gran dirigible volando por encima de una cadena montañosa con prismáticos", explicó el capitán de navío Jérôme Erulin, jefe del Servicio de Información y Relaciones Públicas de la Marina.

Los "prismáticos" del sumergible son una serie de sonares "pasivos", compuestos de hidrófonos, especie de micrófonos submarinos integrados en todo el casco. Un dispositivo similar está instalado en una antena remolcada a unas decenas o centenas de metros detrás del submarino y que al estar más alejada de los ruidos que éste produce, permite obtener datos más precisos. Sin embargo, el resultado de la misión sigue siendo incierto. "Se necesitará mucha suerte pues no se conoce el lugar exacto donde se produjo el impacto, pero aún así vale la pena intentarlo", había advertido el viernes pasado el Estado Mayor francés.

Durante el fin de semana, dos remolcadores estadounidenses también provistos de sonares comenzarán a participar en la búsqueda de los registradores de vuelo, las llamadas cajas negras, del A330 de Air France que había partido el domingo 31 de mayo de Rio de Janeiro rumbo a París. En caso de de ser ubicados, la interpretación de los datos contenidos --conversaciones en la cabina de pilotos y parámetros de vuelo-- permitirán que la investigación sobre la tragedia dé un paso decisivo.

El dispositivo de búsqueda será completado por un navío del Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar (IFREMER), el "Pourquoi pas", que debería llegar mañana a la zona donde se produjo el accidente, a unos 1.150 km de la costa brasileña. Este navío lleva a bordo tres robots submarinos, dos de los cuales pueden sumergirse hasta 6.000 metros y son capaces de localizar y recuperar las cajas negras, mediante cámaras y brazos articulados. Mientras tanto, en la superficie seguían las operaciones de búsqueda de los restos del A330 y de los cuerpos de los 228 pasajeros y tripulantes.

Búsqueda se extenderá al menos hasta el 19 de junio
Según el ejército brasileño, 41 cuerpos habían sido recuperados hasta anoche por las marinas brasileña y francesa. Los peritos brasileños tenían previsto empezar hoy las tareas de identificación de 16 de los cuerpos recuperados.

La búsqueda de cuerpos y restos del avión de Air France continuará por lo menos hasta el 19 de junio, un plazo que podría ser extendido si los hallazgos continuaran y las condiciones lo permitieran, informó hoy Ramón Cardosom, portavoz de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB). "Por lo menos hasta el día 19 (de junio) habrá posibilidades de continuar la búsqueda" en función de las corrientes actuales, explicó Cardoso en rueda de prensa en Recife, donde está instalado el centro que comanda los operativos de búsqueda.

"Es un tiempo que con las corrientes que están existiendo actualmente (...) todavía podría haber posibilidades de recoger cuerpos", indicó. "El plazo (del operativo de búsqueda) podría ser extendido" si las condiciones de la zona lo permiten y posibilitan seguir encontrando cuerpos y restos de la tragedia, enfatizó.

Autopsias podrían indicar causas de la tragedia
Las autopsias podrían aportar elementos sobre las posibles razones de la catástrofe del Airbus de Air France, aseguró un experto policial forense que pidió el anonimato. "Si se verifica que la causa de la muerte fue ahogamiento y no un trauma, por ejemplo, se puede especular que el avión intentó acuatizar y se hundió, y no hubo un impacto violento", precisó el experto. "Pero eso es una especulación, es necesario el análisis cuidadoso de los cuerpos. De la misma forma si hay evidencias de quemaduras, por ejemplo", añadió.

Según Milton Steidman, un cirujano especializado en medicina legal en Sao Paulo, la autopsia "en algunos casos es importante para reconstruir el accidente y tratar de entender qué pasó con los cuerpos". Si hubo fuego quedan rastros en los pulmones y en la hipótesis de una despresurización y desmembramiento de la cabina se pueden encontrar traumatismos craneanos y toráxicos y es común que se rompa la aorta, expresó Steidman a la radio CBN.

Observó que es "difícil saber" cuánto sufrieron las víctimas, pero sostuvo que a la altura a la que vuela un avión, si ocurre una rotura de la cabina, se pierde la conciencia a los 15 segundos y la hipotermia sobreviviene apenas el cuerpo queda expuesto a temperaturas de hasta 60 grados bajo cero.