elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 19 personas murieron y 56 resultaron heridas hoy en un atentado con coche bomba en un mercado en una región normalmente tranquila del sur de Irak, según un balance definitivo de fuentes sanitarias, a tres semanas de la retirada de las tropas estadounidenses de las localidades del país. "El balance definitivo es de 19 muertos y de 56 heridos", afirmó Mohanned Abdel Reza, el jefe de urgencias del hospital de Nasiriya, 350 km al sur de Bagdad, al que fueron trasladadas todas las víctimas, según indicó.

Esta cifra rectifica los balances anteriores que anunciaron 30 muertos y luego 28 en el mercado de Batha, una localidad situada a 40 km al oeste de Nasiriya. Es común que los balances de los atentados en Irak cambien en las primeras horas que siguen al ataque. El atentado se produjo sobre las 09H15 (06H15 GMT) en un mercado de la localidad de Batha.

"Hubo una gran explosión (...) y me desmayé", explicó Farhan Fadel, un comerciante de 31 años, herido en el vientre y con el pie roto, en el hospital central de Nasiriya. "Fue una gran explosión, han muerto o han resultado heridos decenas de amigos. Había mucho humo. Seguramente lo hizo un extranjero", estimó por su parte Hassan Alí, un iraquí, de 44 años, que vendía huevos en el mercado y resultó herido en la espalda y en el cuello, .

El jefe de la policía de Batha ha sido destituido y una investigación se ha abierto para establecer responsabilidades entre los policías. Nasiriya es la capital de Zi Qar, una provincia mayoritariamente chiita del sur de Irak, normalmente tranquila. La región logró mantenerse relativamente al margen de las violencias confesionales de los años 2006 y 2007. Pero grupos de insurgentes perpetuaron ataques contra las fuerzas de la Coalición tras la caída del régimen de Saddam Hussein en marzo de 2003.

A finales de 2003, 28 personas, incluidos 19 italianos, murieron en un atentado con coche bomba contra una base militar italiana en Nasiriya. Un contingente rumano estaba desplegado hasta principios de mes en la provincia a la espera de que las tropas estadounidenses tomaran el relevo. Este atentado ocurre a tres semanas de la retirada de las tropas de combate estadounidenses de las ciudades, pueblos y localidades de Irak.

A partir del 30 de junio, los estadounidenses no podrán intervenir en estas localidades salvo si se lo piden las fuerzas iraquíes de seguridad. Esta disposición, que deja en manos de las fuerzas iraquíes el grueso del trabajo en 15 de las 18 provincias del país, hace temer un repunte de la violencia a medida que se acercan las elecciones legislativas del 30 de enero de 2010.

El atentado de Batha interviene también al día siguiente de la muerte de dos iraquíes, incluido un jefe local de una milicia anti-Al Qaida, en dos atentados perpetrados en Bagdad. La víspera, siete personas murieron y 24 resultaron heridas en la explosión de una bomba colocada en un minibus en Bagdad.

Si los actos de violencia siguen siendo cotidianos en Irak, su nivel ha caído sensiblemente durante los últimos meses. El mes de mayo registró el nivel de violencia más bajo desde la invasión estadounidense en 2003 con 155 civiles, militares y policías iraquíes muertos, según cifras de los ministerios iraquíes. Sin embargo, desde hace tres meses, estos atentados muy mortíferos se han perpetrado esencialmente en zonas de mayoría chiita.