• Madrid, España |
  • |
  • |
  • AFP

La policía española anunció este viernes la desarticulación de un grupo de traficantes de hachís "muy peligroso" al que culpa del fallecimiento de un agente durante una persecución en mayo.

Las autoridades detuvieron 16 presuntos miembros de la organización en España y Francia y requisaron 2,3 toneladas de hachís y 17 coches durante una operación desarrollada conjuntamente con la policía francesa, señaló la Guardia Civil en un comunicado.

El grupo utilizaba "vehículos de alta cilindrada" para distribuir "grandes cantidades de droga" desde garajes y trasteros en la provincia meridional de Málaga hasta Madrid y ciudades del sur de Francia como Marsella y Perpiñán. "Este grupo de narcotraficantes era muy peligroso y no dudaba en actuar con gran violencia", indicó la Guardia Civil en un comunicado.

Según un portavoz del cuerpo, los miembros del grupo lanzaban habitualmente sus coches contra los vehículos policiales cuando eran perseguidos o interceptados por los agentes.

El pasado mayo, un policía de 45 años falleció después de que un coche de la organización chocara contra su motocicleta durante una persecución en los alrededores del puerto de Algeciras (sur), explicó este portavoz.

Los 16 detenidos son españoles y franceses y están acusados de "delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales".

La proximidad de España con Marruecos, fuente principal de cannabis, y sus vínculos con América Latina, una de las mayores regiones productoras de cocaína, la han convertido en una puerta de entrada a Europa para las redes internacionales de narcotráfico.