• Bucarest, Rumania |
  • |
  • |
  • AFP

Un sospechoso admitió este domingo que había matado a dos adolescentes a las que había secuestrado, un sórdido asunto que conmocionó a Rumania y puso en relieve fallas en la investigación de la policía, que le costaron el cargo a su jefe.

Gheorghe Dinca, un mecánico de 65 años, fue arrestado el sábado, sospechoso de la desaparición tres dias antes de Alexandra, una niña de 15 años y en abril de Luiza, una joven de 19.

Lea: Ofreció US$3,000 para que mataran a su esposa

Dinca se negó durante 24 horas a responder a las preguntas de los investigadores, pero este domingo, finalmente, "reconoció los hechos: son dos chicas adolescentes", a las que mató, dijo a la prensa su abogado, Alexandru Bogdan.

La policía encontró restos humanos carbonizados en un tambor metálico detrás de la casa del sospechoso. Foto: Archivo/END

"Mi cliente dijo que las dos adolescentes lo habían acompañado voluntariamente, pero en ambos casos, un conflicto estalló poco después y él las golpeó, los golpes resultaron en su muerte", agregó el abogado.

De interés: 26 años de cárcel para acusado del femicidio en Las Jagüitas

Cuando los padres de Luiza denunciaron en abril la desaparición, la policía fue reacia a investigar, argumentando que seguramente la joven había huido con un novio.

La policía encontró restos humanos carbonizados en un tambor metálico detrás de la casa del sospechoso. Foto: Archivo/END

Ahora, tras la confesión de este domingo, la policía encontró restos humanos carbonizados en un tambor metálico detrás de la casa del sospechoso en Caracal, sur de Rumania, informó la fiscalía.

Además: Bolivia busca reducir el índice de violencia contra las mujeres

El caso ya les costó el puesto al jefe de la policía rumana, a tres oficiales de la policía local y al prefecto del departamento de Olt, acusados de cometer varios errores en la investigación.