• Sao Paulo, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

La Policía Federal de Brasil llegó este domingo a una remota área indígena en el norte del país para investigar la presunta muerte de un cacique y la invasión de una aldea por parte de mineros ilegales armados, informaron las autoridades.

Los pueblos indígenas de Brasil han enfrentado durante mucho tiempo la presión de mineros, ganaderos y madereros, pero los activistas dicen que las amenazas se han intensificado bajo la gestión del presidente Jair Bolsonaro, quien tomó el poder en enero y prometió abrir la selva amazónica a la explotación minera.

El último episodio de violencia contra los waiapi que viven en el estado de Amapá (norte) empezó a comienzos de la semana pasada, cuando fue reportada la muerte de un cacique, afirmó en un comunicado Apina, concejo que reúne a los líderes de todas las aldeas waiapi.

El cuerpo de Emyra Waiapi fue hallado el pasado martes en un río, añadió la organización. Aunque ninguno de los waiapi presenció su muerte, aseguran haber detectado "rastros y otras señales de que la muerte fue causada por personas no indígenas" y de "forma violenta".

Luego, el viernes, alrededor de 50 mineros informales, conocidos como garimpeiros, invadieron la aldea waiapi de Yvytoto, forzando a los indígenas a huir hacia una aldea vecina, Mariry, según reportes de medios locales.

Cuando empezó a trascender la información sobre el ataque, el sábado, un equipo de investigadores de la policía federal partió hacia la región, ubicada a casi 300 kilómetros de la capital estatal, Macapá, informó al Ministerio Público Federal (MPF) de Amapá.

Policía de Brasil ingresa a aldea indígena tras denuncia de invasión y asesinato / imagen referencial / ArchivoLa agencia gubernamental para asuntos indígenas, la Funai, informó que miembros de la Policía Federal, del batallón de choque de la Policía Militar y de la propia agencia llegaron a la región este domingo.

"Las autoridades policiales informaron que no se descarta ninguna hipótesis para el homicidio, tampoco se puede afirmar en este momento la autoría del crimen", informó el MPF.

"La supuesta presencia de garimpeiros y de otros grupos en la región está siendo investigada", agregó.

Los waiapi viven en las profundidades de la selva amazónica, en una zona rica en oro, manganeso, hierro y cobre, donde las comunicaciones son difíciles, informó la policía.

El concejo Apina asegura que algunos de sus "guerreros" se desplazaron hasta un lugar cercano a la aldea ocupada por los mineros para proteger a los suyos hasta que llegara la policía, cuya ayuda había sido solicitada por los indígenas.

"¡La situación es urgente!", alertó Randolfe Rodrigues, un senador opositor de Amapá, en su página oficial de Facebook.

La Orden de Abogados de Brasil emitió un comunicado en el que urge al poder público a proteger la tierra y la integridad de los waiapi, y, tras la investigación, que los responsables sean "castigados".

La tierra waiapi es uno de los cientos de territorios indígenas demarcados en Brasil desde los años 1980 para el uso exclusivo de sus habitantes, que tienen el derecho a ocupar sus tierras ancestrales garantizado en la Constitución. El acceso a terceros está estrictamente regulado.

Situación de indígenas nicas llega a la CIDH

Desde que asumió el poder en enero, Bolsonaro está siendo acusado de atentar contra la Amazonía y los pueblos indígenas para beneficiar a las industrias minera, agropecuaria y forestal, que lo apoyaron durante su campaña.

Bolsonaro llegó a cuestionar los datos oficiales de deforestación -que mostraron un aumento de 88% en junio, en relación al mismo mes del año pasado- y considera que existe una "psicosis ambiental" en torno a la protección de la Amazonía.

"Entiendo la necesidad de preservar, pero la psicosis ambiental dejó de existir conmigo", afirmó recientemente en un desayuno con corresponsales extranjeros.