• Canadá |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un tribunal canadiense dictaminó el lunes que era "falso y engañoso" distribuir vino de los territorios palestinos ocupados bajo la etiqueta de "Productos de Israel" porque impide que "los consumidores expresen sus opiniones políticas".

El Tribunal Federal revisó el caso luego de que un consumidor impugnara la decisión de la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos (Acia) de permitir que dos vinos de los asentamientos israelíes en Cisjordania se vendieran como "Productos de Israel".

La Acia defendió el uso de esta designación geográfica como parte del "acuerdo de libre comercio Canadá-Israel (Aleci)", dijo la jueza Anne Mactavish.

El fiscal general de Canadá apoyó a la Acia y creyó "razonable etiquetar los vinos como 'Producto de Israel'" porque "Cisjordania no forma parte de un país reconocido" y por la necesidad de que Canadá cumpla los requisitos de etiquetado del país de origen.

Sin embargo, "nadie discute el hecho de que Cisjordania no es parte del territorio del estado de Israel", dijo Mactavish.

El fiscal general de Canadá apoyó a la Acia y creyó "razonable etiquetar los vinos como 'Producto de Israel'" porque "Cisjordania no forma parte de un país reconocido" y por la necesidad de que Canadá cumpla los requisitos de etiquetado del país de origen.Imagen referencial/Archivo/END

"En consecuencia, el tribunal concluyó que las etiquetas 'Productos de Israel' de los vinos eran falsas y engañosas, y que interferían con la capacidad de los consumidores canadienses de tomar decisiones de compra informadas, racionales y conscientes", sostuvo la jueza del Tribunal Federal.

"Las personas en contra de los asentamientos israelíes en Cisjordania necesitan información precisa sobre el origen de un producto para poder expresar su oposición", dijo.

La magistrada afirmó que "la identificación de los vinos como 'Productos de Israel' impide a los consumidores expresar sus opiniones políticas a través de sus opciones de compra, limitando su libertad de expresión fundamental garantizada por la declaración" canadiense de derechos y libertades, de valor constitucional.

En Francia, el ministerio de Economía recomendó a los agentes económicos agregar "Colonia israelí" o una mención equivalente a los productos alimenticios fabricados en asentamientos civiles israelíes en Cisjordania y los Altos del Golán, ocupados por Israel desde 1967.

Ante las protestas de las asociaciones judías y el gobierno israelí, el Consejo de Estado decidió suspender el caso, confiando en el tribunal de justicia de la Unión Europea (TJUE). El fiscal general del TJUE confirmó en junio el carácter "obligatorio" de dicha referencia.