• San Juan, Puerto Rico |
  • |
  • |
  • Edición Web

Decenas de miles de botellas de agua que pertenecían a la agencia estadounidense para el manejo de emergencias (FEMA) aparecieron regadas en el terreno de una finca en el norte de Puerto Rico, confirmó este lunes un portavoz.

Imágenes aéreas tomadas por AFP muestran un mar de cajas con botellas de agua tiradas en el campo de la que parece ser una finca privada en el barrio Higuillar en el municipio de Dorado, 40 Km al oeste de San Juan.

Tras consultas de AFP, el portavoz de FEMA Juan Antonio Rosado Reynes confirmó que el agua, que estaba expirada, sí provenía de esta agencia, aunque no pudo proveer más información por el momento.

"Nuestro departamento legal se encuentra revisando la información con respecto al agua vencida que originalmente era parte de las operaciones de preparación para desastres de FEMA", dijo Rosado Reynes a la AFP.

Imágenes aéreas tomadas por AFP muestran un mar de cajas con botellas de agua tiradas en el campo de la que parece ser una finca privada en el barrio Higuillar en el municipio de Dorado. AFP/END

"Se suponía que iba a ser desechada y reciclada, pero ahora parece estar dispersa en una finca en Dorado", añadió.

El portavoz no pudo informar cuántas botellas de agua están en este campo, ni desde cuándo, ni la razón por la cual expiró y no fue distribuida para otros usos.

Dijo que todos estos asuntos "están bajo revisión del departamento legal".

Grandes sectores de Puerto Rico, un territorio estadounidense en el Caribe, pasaron meses sin electricidad y agua luego de que dos huracanes seguidos -Irma y María- devastaran la isla en septiembre de 2017.

El portavoz no pudo informar cuántas botellas de agua están en este campo, ni desde cuándo, ni la razón por la cual expiró y no fue distribuida para otros usos.AFP/END

Desde entonces ha habido varios escándalos por suministros de comida o agua que permanecieron en los contenedores sin ser distribuidos.

Puerto Rico, además, vive una crisis política atizada en parte luego de que seis exfuncionarios de gobierno fueran acusados hace tres semanas por la fiscalía de malversar más de 15 millones de dólares en fondos para la emergencia.

Cediendo a las presiones, el gobernador Ricardo Rosselló anunció el miércoles de noche su renuncia.