• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, confirmó este jueves su malestar con el canciller francés, Jean-Yves Le Drian, a quien dejó plantado el lunes tras enterarse de que había agendado entrevistas con ONG ambientalistas y de derechos humanos.

"¿Qué vino a discutir con ONGs aquí? Cuando se habla de ONG, ya surge un alerta en la cabeza de quien tiene un mínimo de juicio", dijo Bolsonaro a periodistas en Brasilia.

Le Drian "había agendado una audiencia conmigo. Y ahí me enteré de que había agendado [otras] con [el vicepresidente Hamilton] Mourao, que había agendado con ONGs. ¿Quién está perjudicando a Brasil? Las ONG", agregó.

Jean-Yves Le Drian, canciller de Francia. AFP/END

Cuando un periodista le preguntó si esa fue la causa por la cual anuló la cita con Le Drian, Bolsonaro respondió: "Tenía otro compromiso, hablar contigo tal vez. Darte una entrevista es mucho más importante que conversar con él, con todo respeto. Hay una estrategia para actuar en un momento dado", agregó.

Bolsonaro alegó "cuestiones de agenda" para cancelar la audiencia con el ministro francés de Relaciones Exteriores, aunque poco después de la hora programada del encuentro hizo una aparición en vivo en Facebook mientras un peluquero le cortaba el cabello.

Bolsonaro alegó "cuestiones de agenda" para cancelar la audiencia con el ministro francés de Relaciones Exteriores. AFP/END

El gobierno de Emmanuel Macron se muestra particularmente atento al respeto de normas medioambientales en el marco del reciente acuerdo de libre comercio firmado entre Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la Unión Europea (UE).

Un tuit publicado por la embajada de Francia en Brasil indicó que Le Drian se reunió en Brasil con "representantes de la sociedad civil para discutir soluciones para enfrentar los desafíos de los cambios climáticos y la protección del medio ambiente".

Emmanuel Macron, presidente de Francia. AFP/END

Entre los presentes estaba Izabella Teixeira, ministra de Medio Ambiente durante el gobierno de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff (2011-2016).

El recuento de la visita a Brasil del canciller también señaló "intercambios constructivos con ONG que trabajan en la protección de los derechos humanos".

Dos temas ultrasensibles para Bolsonaro, un notorio escéptico del cambio climático y defensor de la dictadura militar (1964-1985).

En una reunión el mes pasado con periodistas extranjeros, Bolsonaro puso en duda los datos que muestran un avance de la deforestación, afirmó que la Amazonía es una cuestión de soberanía para Brasil e ironizó: "Con toda la devastación que ustedes nos acusan de estar haciendo y de haber hecho en el pasado, la Amazonía ya se hubiese extinguido".