• Siria |
  • |
  • |
  • Edición Web

Asma Al Asad, esposa del presidente sirio Bashar Al Asad, declaró estar "totalmente" curado de un cáncer de mama tras un año de tratamiento, en una entrevista retransmitida el sábado por la noche por la televisión pública.

"Mi periplo terminó [...] Alabado sea Dios, vencí totalmente al cáncer", declaró Asma Al Asad, que el 11 de agosto cumplirá 44 años, con el pelo corto y un largo vestido blanco.

La televisión no precisó en qué fecha se grabó la entrevista.

En agosto de 2018, en plena guerra en Siria, la presidencia anunció que la esposa de Al Asad padecía cáncer de mama y que había empezado el tratamiento.

Desde entonces, las cuentas de la presidencia la muestran a menudo con un pañuelo en la cabeza, visitando a niños enfermos de cáncer, heridos en la guerra o huérfanos.

En enero, fue operada en un hospital militar de Damasco.

En la entrevista, Asma Al Asad, madre de dos niños y una niña, mencionó que el tratamiento la dejaba "físicamente agotada", pero destacó el apoyo recibido por parte de sus padres, su esposo y de sus hijos.

Precisó que Bashar Al Asad, su "compañero de vida" estuvo "a su lado durante esta dura prueba".

Otrora llamada "Rosa del desierto" por la revista estadounidense Vogue, antes del inicio de la guerra en 2011, Asma Al Asad fue duramente criticada por mantenerse en silencio frente a la sangrienta represión de las manifestaciones prodemocracia en Siria.

Hace muy pocas apariciones públicas.

El conflicto en Siria, en el que se han implicado países extranjeros y grupos yihadistas, ha causado más 370.000 muertos y ha obligado a desplazarse a millones de personas.