• Montevideo, Uruguay |
  • |
  • |
  • AFP

Un operativo policial permitió decomisar una tonelada de cocaína en un balneario del sur de Uruguay, informó el Ministerio del Interior este sábado, tras confiscaciones en Europa de importantes cargamentos de esa droga proveniente del país sudamericano.

De acuerdo con el comunicado de la cartera, en este procedimiento desplegado a partir de una denuncia y bautizado "Operación Varsovia" se confiscó este sábado "un importante alijo" compuesto de 817 envoltorios de la sustancia en una casa en Parque del Plata, departamento de Canelones (sur, unos 55 km al este de Montevideo).

El cargamento "provenía del litoral del país con destino a Montevideo" y tras un allanamiento fueron arrestadas tres personas uruguayas, a las que además se les confiscaron las dos camionetas en las que transportaban la droga.

La fiscal a cargo del caso dijo a medios locales la incautación se estimó en una tonelada de cocaína.

Según las autoridades, "las actuaciones continúan" y los detenidos quedaron a disposición de la justicia.

El caso sigue a otros que saltaron a luz en los últimos días y que incluso costaron el puesto a un alto funcionario uruguayo.

El director de Aduanas de Uruguay Enrique Canon renunció la noche del viernes forzado por los informes en que Alemania anunció una incautación récord para el país de 4,5 toneladas de cocaína por un valor de 1,100 millones de dólares en un contenedor procedente de Uruguay en el puerto de Hamburgo. El destino final era Amberes, Bélgica.

A mediados de mayo las autoridades francesas confiscaron más de 600 kg de cocaína de extrema pureza en un jet privado proveniente de Uruguay que aterrizó en suelo francés. Por este caso resultaron detenidas varias personas.

Estos casos confirman que el pequeño país sudamericano se está convirtiendo cada vez más en una vía de tránsito de droga hacia el hemisferio norte. Para ello contribuyen deficientes controles aduaneros, fronteras permeables, falta de medios y de experiencia en esta lucha.

Por si fuera poco, en junio pasado, se produjo una sonada fuga de la Cárcel Central de Policía en pleno centro de Montevideo del capo narcotraficante italiano Rocco Morabito, que desde entonces sigue prófugo.