• Pekín, China |
  • |
  • |
  • AFP

Se llaman Yuki y Yumi, son gemelos y, con apenas cuatro años ya son estrellas de los desfiles de moda en Pekín, causando admiración pero también polémica.

Con sus cabellos perfectamente peinados, la niña y su hermanito caminan por el tapete rojo con confianza, durante una competencia de niños modelo.

Lea: Francia adoptará ley que prohíbe el castigo corporal a los niños

No son principiantes. Desde hace dos años toman clases privadas para aprender a posar y desfilar.

Acompañados de otras decenas de niños, deben desfilar, posar ante los jueces y esperar los resultados tras bambalinas. Foto: AFP/END

Traslados al lugar del desfile, vestido, maquillaje, ensayos: para Yuki y Yumi, las jornadas pueden durar 12 horas para solo un minuto de presencia en el podio.

Acompañados de otras decenas de niños, deben desfilar, posar ante los jueces y esperar los resultados tras bambalinas.

De interés: Unicef y Suecia buscan romper contra la violencia contra infancia en Guatemala

"Para algunos concursos, deben estar en la sala de maquillaje desde las seis de la mañana", explica a la AFP el padre de los gemelos, Xiao Liang. Pero la competencia puede comenzar ocho horas después y terminar al final de la tarde.

"Es muy divertido. Me gusta estar en el podio", dice sonriente Yumi.

Esas largas jornadas y la presión sobre los niños desata controversia.

Además: Pareja de California se declara culpable de torturar a sus hijos

Muchos padres cifran en esas competencias las esperanzas de éxito que depositan en los niños, muchas veces hijos únicos tras décadas de control de la natalidad.

El modelaje para niños representaba un mercado mundial de más de 40.500 millones de dólares en 2018, según Euromonitor.