• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama llama a hacer cambios en las legislaciones de armas, tras dos tiroteos en Texas y Ohio que dejaron 31 muertos, al menos ocho de ellos mexicanos.

"Deberíamos rechazar por completo el lenguaje que alimente un clima de miedo", dijo Obama en un comunicado publicado en las redes sociales.

Dos masacres el fin de semana, perpetradas por atacantes blancos en El Paso (Texas), en la frontera sur del país, y en Dayton (Ohio), en el noreste, dejaron 31 muertos y unos 50 heridos, según el último balance oficial. Autoridades de México dijeron que ocho de las víctimas son mexicanas.

El exmandatario llamó a exigir cambios en la legislación con respecto a las armas.

"Cada vez que esto sucede, se nos dice que leyes más estrictas sobre armas no detendrán todos los asesinatos; que no evitarán que cada individuo trastornado obtenga un arma y dispare a personas inocentes en lugares públicos. Pero la evidencia muestra que pueden detener algunos asesinatos", afirmó.

Ningún otro país en el mundo tiene tiroteos masivos con la frecuencia de Estados Unidos, y ninguna otra nación desarrollada tolera los niveles de violencia armada que toleran los estadounidenses, apuntó.

La cifra de muertos por un tiroteo masivo en la ciudad de El Paso, Texas, en el sur de Estados Unidos, aumentó a 21 después de que uno de los heridos falleciera el lunes en el hospital, reveló la policía.

"Es triste informar que el número de muertes aumentó en uno. La víctima falleció esta mañana temprano en el hospital", dijo el departamento de policía de la ciudad en Twitter. Las autoridades mexicanas dijeron que siete de las víctimas de la masacre en El Paso son mexicanas.