• Damasco, Siria |
  • |
  • |
  • AFP

El régimen sirio y Rusia, aliado suyo, reanudaron este lunes sus ataques contra la provincia de Idlib, dominada por los yihadistas, interrumpiendo una tregua de apenas cuatro días tras denunciar la caída de un obús cerca de una base de Rusia.

La provincia de Idlib y zonas de las provincias vecinas de Alepo, Hama y Latakia, en manos del grupo yihadista Hayat Tahrir Al Sham (HTS, exfilial siria de Al Qaida), todavía escapan al control del régimen de Bashar Al Asad, ocho años después de que empezara la guerra en Siria.

Lea: Al menos 34 muertos en Afganistán por el paso de un autobús sobre una bomba

El jueves por la noche, Damasco proclamó una tregua en la región, tras más de tres meses de bombardeos casi diarios perpetrados por Rusia, que mataron a más de 790 civiles, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), y que causaron más de 400.000 desplazados, según la ONU.

El OSDH, que cuenta con una red de informadores en Siria, indicó el lunes que las fuerzas aéreas siria y rusa habían reanudado sus bombardeos en varias localidades de la región, incluyendo Jan Sheijún, en el sur de Idlib, y Latamné, en el norte de Hama.

El jueves, Damasco condicionó el respeto del alto el fuego a la aplicación de un acuerdo concluido en septiembre de 2018 entre Rusia y Turquía. Foto: AFP/END

Según esta oenegé, 4 civiles fueron abatidos por barriles explosivos lanzados contra inmuebles de la ciudad de Morek, en el norte de Hama. Se trata de las primeras víctimas civiles desde que se retomaron los bombardeos en Idlib.

En el sur, un corresponsal de la AFP vio humaredas después de que aviones y helicópteros bombardearan la localidad de Jan Sheijún.

De interés: Nueve civiles mueren en nuevos bombardeos en el noroeste de Siria

Unas cuantas familias huyeron de allí en autos o camionetas cargados con sus pertenencias, con las mujeres y los niños en el techo, según el corresponsal.

- "Agresiones" -

Antes de que el régimen advirtiera que iba a retomar los bombardeos, los medios estatales sirios informaron de la caída de obuses disparados por "grupos terroristas" en los alrededores de la base aérea rusa de Hmeimim en la provincia de Latakia, vecina de Idlib, "que provocaron importantes pérdidas humanas".

El jueves, Damasco condicionó el respeto del alto el fuego a la aplicación de un acuerdo concluido en septiembre de 2018 entre Rusia y Turquía. Foto: AFP/END

"A las 15H30 (12H30 GMT), los grupos terroristas apuntaron contra la base aérea de Hmeimim, provocando importantes pérdidas humanas y materiales", indicó la agencia oficial Sana, citando una fuente militar.

El régimen califica a los yihadistas y a los rebeldes, también presentes en la región, de "grupos terroristas", sin hacer distinciones.

Además: Mueren cinco médicos en un bombardeo a un hospital de Libia

"Los grupos terroristas apoyados por Turquía rechazaron respetar el alto el fuego y llevaron a cabo varios ataques contra los civiles. El ejército va a reanudar sus operaciones militares y responder a las agresiones", anunció el ejército en un comunicado difundido por medios estatales.

Poco después, "la fuerza aérea siria llevó a cabo ataques en la ciudad de Jan Sheijún en el sur de la provincia de Idlib", precisó el OSDH.

El jueves, Damasco condicionó el respeto del alto el fuego a la aplicación de un acuerdo concluido en septiembre de 2018 entre Rusia y Turquía. Foto: AFP/END

- Zona de amortiguación -

El jueves, Damasco condicionó el respeto del alto el fuego a la aplicación de un acuerdo concluido en septiembre de 2018 entre Rusia y Turquía para crear una "zona desmilitarizada" Idlib sin presencia yihadista.

La iniciativa preveía separar los territorios controlados por yihadistas y rebeldes de las zonas aledañas en manos del Gobierno sirio.

También: Bombardeos matan a 15 civiles, entre ellos ocho niños

Pero el acuerdo solo fue respetado parcialmente, pues los yihadistas se niegan a retirarse, mientras que los bombardeos del régimen se intensificaron.

El jefe del grupo HTS, Abu Mohamad Al Julani, dijo el sábado que se negaba a toda retirada de una futura zona en Idlib.

El jueves, Damasco condicionó el respeto del alto el fuego a la aplicación de un acuerdo concluido en septiembre de 2018 entre Rusia y Turquía. Foto: AFP/END

A lo largo de los años, el régimen de Damasco logró apoderarse de más del 60% del territorio, gracias al apoyo de Rusia e Irán, pero numerosas regiones siguen fuera de su control.

La guerra en Siria, que estalló en 2011 por la represión de unas manifestaciones prodemocracia, ha dejado más de 370.000 muertos y obligado a millones de personas a abandonar sus hogares.