• Kiev, Ucrania |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, pidió este miércoles a su homólogo ruso, Vladimir Putin, actuar para que los separatistas prorrusos del este del país cesen los combates que provocaron la muerte de cuatro soldados ucranianos.

"Le dije que eso no nos acerca a la paz. Y le pedí que ejerza su influencia para que [los separatistas] dejen de matar a nuestros ciudadanos", declaró Zelenski en una rueda de prensa, en referencia a un llamado telefónico "de urgencia" que hizo al mandatarios ruso.

El martes, cuatro soldados murieron durante un ataque con cohetes cerca del estratégico puerto de Mariupol, bajo control de Kiev, indicó Oleksandre Daniliuk, secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional ucraniano.

Vladimir Putin, presidente de Rusia. AFP/END.

Se trata del incidente más sangriento desde que entró en vigor una nueva tregua, el 21 de julio.

Zelenski, quien dijo haber tenido una "larga conversación" con Putin, aseguró que luego habló con el presidente francés Emmanuel Macron, y que también quería contactar próximamente con la canciller alemana Angela Merkel para organizar un "encuentro urgente" entre los tres dirigentes.

"Hay que mirarse a los ojos y poner fin a esta guerra", lanzó Zelenski, según un comunicado de la presidencia ucraniana.

Por su parte, y también a través de un comunicado, el Kremlin indicó haber pedido una intensificación de los intercambios de prisioneros y planteó como "condición de desescalada" el cese "antes que nada de los bombardeos ucranianos en localidades de Dombass", la región del este rebelde de Ucrania.

El presidente ucraniano sostuvo que el ejército ucraniano continuaba las operaciones de desminado en las zonas en guerra y que era necesario "acelerar" la construcción de un puente en el puesto de control de Stanitsa Lugansk, entre los territorios separatistas y ucranianos.

Las relaciones entre Ucrania y Rusia están en un punto de extrema tensión desde la llegada al poder en 2014 de un gobierno proccidental en Kiev, de la anexión de Crimea por parte de Moscú y de un conflicto con separatistas prorrusos en el este ucraniano, que causó cerca de 13,000 muertos en cinco años.

Ucrania y sus aliados occidentales acusan a Rusia de apoyar militarmente a los separatistas de las regiones de Donetsk y Lugansk, lo que Moscú niega.