• Washington D.C, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

La multiplicación de lanzamientos de misiles de corto alcance por parte de Corea del Norte no es un obstáculo para la reanudación de las negociaciones con Estados Unidos, dijo el viernes el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo.

Pyongyang realizó el martes el cuarto disparo de misiles en menos de dos semanas. El líder norcoreano, Kim Jong Un, dijo que se trató de una "advertencia" a Washington y Seúl debido a sus maniobras militares conjuntas, consideradas por Corea del Norte como un obstáculo para la anunciada reanudación de las conversaciones con Estados Unidos sobre la desnuclearización.

Cuando se le preguntó si estas pruebas de misiles volvieron el entorno menos propicio para esas conversaciones, Pompeo solo respondió: "No".

"Estamos viendo lo que sucede en Corea del Norte", dijo en una conferencia de prensa en Washington junto a su homólogo británico, Dominic Raab. Pero recordó que cuando Donald Trump llegó a la Casa Blanca en 2017, "había pruebas nucleares" y "lanzamiento de misiles de largo alcance".

"Esto no ha sucedido" recientemente, "es algo bueno", insistió.

Trump y Kim se reunieron por tercera vez a fines de junio, en la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas, y se comprometieron a relanzar las conversaciones de desarme nuclear, iniciadas después de su primera reunión hace un año, pero actualmente en un impasse. Sin embargo, aún no se ha establecido fecha para una nueva reunión de negociadores, anunciada por Washington como inminente.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (i) y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un (d). AFP/END

"Esperamos que en las próximas semanas podamos volver a la mesa de negociaciones", dijo el miércoles Pompeo.

"Nos estamos preparando (...) esperamos que ambos equipos se puedan reunir", agregó.