• México |
  • |
  • |
  • AFP

El cuerpo de Elsa Mendoza Márquez, la maestra mexicana que murió en el tiroteo del pasado sábado en un centro comercial de El Paso, Texas, fue recibido este miércoles entre expresiones de dolor en Ciudad Juárez, la localidad mexicana donde vivía.

Mendoza Márquez es la primera en ser repatriada de los ocho mexicanos que fallecieron en este ataque perpetrado por un joven extremista blanco en el Wal-Mart más visitado por hispanos en El Paso y que dejó en total 22 muertos.

El cuerpo de la maestra fue recibido en territorio mexicano por familiares, dos horas antes de que a la vecina El Paso llegara el presidente estadounidense Donald Trump.

"Ella no merecía morir así", lamentó Adrián Valverde, familiar de la maestra.

Mendoza Márquez, de 57 años, fue de compras el sábado al supermercado Wal-Mart de El Paso con su esposo y su hijo. Al llegar, Mendoza Márquez bajó pero ellos la esperaron en el automóvil.

"En cuestión de segundo ocurrieron las cosas. Escucharon detonaciones, voltearon hacia donde estaban las detonaciones y lo vieron (al atacante) que iba entrando. Se sorprendieron mucho, Pablo (su hijo) se bajó del automóvil y Toño (su esposo) movió el vehículo y la policía en pocos minutos llegó y ya no les permitió hacer mucho", narró Valverde.

El cuerpo fue trasladado en una carroza y el servicio funerario se realizará en privado.

Francisco Chávez, vocero de la subsecretaría de Educación en Ciudad Juárez, informó que Mendoza Márquez tenía 23 años de carrera y era directora de una escuela local.

"Estamos consternados, estamos a unos días de que los maestros regresen a las aulas y ahora que lleguen sus maestros a la primaria, ya no la van a encontrar (...) todos somos fronterizos, tenemos amigos, familiares que vamos y venimos (de El Paso), a cualquiera nos pudo tocar”, dijo Chávez a la AFP.

Foto de Elsa Mendoza Márquez. AFP/ENDEl gobierno de México ha denunciado que este fue un acto "terrorista" dirigido contra mexicanos y ha advertido que analiza medidas legales contra el atacante, Patrick Crusius, un joven blanco desempleado de 21 años que vivía en los suburbios de Dallas.

Unos 20 minutos de llegar al supermercado con un arma automática, Crusius publicó un manifiesto supremacista blanco en el foro de internet 8chan titulado "Una verdad inconveniente" en el que explicaba que el ataque era una "respuesta a la invasión hispana de Texas".