• Boston |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Una organización de latinoamericanos planeaba reunir a 150 jóvenes, este fin de semana en Boston, para coordinar acciones frente al censo del 2020 en Estados Unidos, pero el temor que provocaron los tiroteos en El Paso, Texas, y en Ohio, con saldo de 31 muertos, la directora de la organización Chelsea Collaborative, Gladys Vegas, decidió suspender el encuentro.

“Muchas personas me solicitaron que suspendiera el evento, porque la gente está con miedo a que les pase algo”, dijo Vegas, de origen puertorriqueño.

La mujer explicó que los latinoamericanos están en máxima alerta por lo ocurrido el fin de semana pasado en Texas y Ohio, donde un alto porcentaje de las víctimas (muertos y heridos) son latinoamericanos.

“Tengo más de 30 años de ser directora de Chelsea Collaborative y nunca había cancelado un evento por el temor a ser agredido por personas racistas. Más de 150 jóvenes latinos se iban a dar cita este fin de semana para coordinar los trabajos que realizaremos para el censo 2020”, pero se suspendió, indicó Vegas.

Patricia Montes, representante de otra organización de latinoamericanos, llamada Centro Presente, dijo que al igual que Chelsea Collaborative, también suspendieron una actividad, tras los tiroteos. Carlos Solís/ENDLa organización Chelsea Collaborative es sin fines de lucro y su sede está en Chelsea, Massachusetts, al noreste de Estados Unidos.

Con una diferencia de 13 horas, dos hombres blancos cometieron, de forma independiente, ataques armados. En El Paso, Texas, la cifra de muertos es de 22 muertos, y en Ohio es de 9, según cifras oficiales.

Lo ocurrido ha despertado un enorme debate sobre el racismo en Estados Unidos y respecto al uso de armas de fuego.

“Estamos viviendo tiempos bien difíciles. Los latinos estamos bajo ataque, un ataque basado por el color de la piel latina. Tenemos que andar con más cautela y mirar más a nuestro alrededor para prevenir hechos lamentables. Hay un odio que no es superficial, es un odio real”, destacó Vegas.

En Estados Unidos se denunció que, tras los tiroteos, algunos latinoamericanos no buscaron atención médica, porque estaban indocumentados y temían ser deportados.AFP/ENDLa vicecónsul de El Salvador en Boston, Marina Elizabeth Martínez, dice que en su oficina hay mucha preocupación.

“Hemos notado mucho temor en nuestros connacionales, muchos de ellos prefieren mantenerse al margen para evitar cualquier tipo de incidente racista. De momento no tenemos ningún plan para resguardar la sede diplomática, pero estamos alerta sobre lo que pueda ocurrir”, explicó la diplomática.

La oficina consular de El Salvador en Boston atiende a más de 100 personas cada día, quienes tramitan todo tipo de documentos.

Patricia Montes, representante de otra organización de latinoamericanos, llamada Centro Presente, dijo que al igual que Chelsea Collaborative, también suspendieron una actividad, tras los tiroteos.

La oficina consular de El Salvador en Boston atiende a más de 100 personas cada día, quienes tramitan todo tipo de documentos. Carlos Solís/END“Yo, como líder comunitaria, nunca había sentido temor en convocar acciones, pero me he visto en la necesidad de suspender las actividades públicas por ese temor que hay en la comunidad. Por primera vez en muchos años tengo cierto temor de convocar acciones con comunidades indocumentadas, por el temor a que nos vaya a pasar algo”, admitió Montes.

En Estados Unidos se denunció que, tras los tiroteos, algunos latinoamericanos no buscaron atención médica, porque estaban indocumentados y temían ser deportados.

Montes indicó que eso es “condenable”.

Los tiroteos del fin de semana en Estados Unidos dejaron al menos 31 muertos.AFP/END“Estamos llegando a niveles extremos en este país. Es el nivel máximo, superlativo, del temor, el pánico a ser deportado. Que se den este tipo de acciones es condenable”, apuntó.

Los latinoamericanos en Centro Presente, resumió Montes, se sienten en condición vulnerable.

“No tenemos ningún tipo de mecanismo de protección si algo sucede, no estamos preparados para un ataque de odio. Es necesario que nuestras organizaciones tengan mecanismos de protección interno para responder a este tipo de emergencias”, mencionó.

Centro Presente es una organización con 39 años de existencia y nació a raíz de los conflictos bélicos que se vivían en Centroamérica en los años 80.

Carolina Novoa funcionaria salvadoreña atiende a su paisano en el Consulado de El Salvador, Boston. Carlos Solís/ENDTanto Montes como Vegas dicen que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es responsable de promover un discurso racista.

“Los hechos que se dieron en El Paso no son hechos aislados, ya que corresponden precisamente a políticas de Estado, porque no son comentarios aislados lo que ha dicho el presidente de los Estados Unidos, sino (que) es una retórica del presidente (Donald Trump) en contra de los latinos”, comentó Montes.

Tras los atentados, Trump dijo que condenaba a quienes cometieron esos ataques, a quienes promueven la supremacía de los blancos y se declaró a favor de aplicar la pena de muerte a los autores de asesinatos en masa.

Pero muchos latinoamericanos no entienden de esas disputas. Lo que sí tienen claro es que ahora viven con más miedo.

“Recientemente tuve la oportunidad de compartir con una pareja recién llegada a los Estados Unidos. Me dijeron que tenían mucho miedo a ser deportados, también dijeron que tenían miedo a las personas extremistas que llegan a matar a las personas con base en la condición de indocumentados y con base en el perfil racial. En este momento hay doble temor en la comunidad (latinoamericana)”, subrayó Montes.

En Estados Unidos, solo este año, se registran 252 tiroteos.