• |
  • |
  • Edición Web

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) reanudará la semana próxima su ayuda alimentaria en Yemen, en las zonas controladas por los rebeldes hutíes, tras una interrupción de casi dos meses, anunció el viernes en Ginebra el portavoz de esta agencia de la ONU.

La distribución de ayuda entre los 850.000 habitantes de Saná, la capital yemenita, en manos de los rebeldes, se reanudará "tras la fiesta del Eid Al Adha", declaró Hervé Verhoosel, en una rueda de prensa.

La Fiesta del Sacrificio, también llamada Eid Al Kebir, empezó el domingo y terminará el miércoles.

Los rebeldes hutíes, con el apoyo de Irán, luchan desde 2015 contra las fuerzas progubernamentales yemenitas, respaldadas por una coalición militar liderada por Arabia Saudita.

El 3 de agosto, firmaron un acuerdo con la ONU para que se reanudara la ayuda alimentaria en las zonas que controlan, pues ésta se suspendió el 20 de junio después de que los rebeldes fueran acusados de desviar las ayudas.

El acuerdo prevé la inscripción de los civiles que necesitan las ayudas en una base biométrica, para garantizar una distribución efectiva y eficaz.

"El PMA [...] registrará a 9 millones de personas en las zonas de Yemen controladas por las autoridades radicadas en Saná", indicó Verhoosel.

El conflicto en Yemen ha dejado decenas de miles de muertos, la mayoría civiles, según varias fuentes humanitarias.

Cerca de 3,3 millones de personas fueron desplazadas y 24,1 millones, el 80% de la población, necesita asistencia, según la ONU.