• Ginebra, Suiza |
  • |
  • |
  • AFP

Rusia acusó el viernes a la ONU de dar "falsos datos" sobre escuelas y hospitales supuestamente bombardeadas en la provincia siria de Idlib por el régimen sirio y su aliado ruso.

El jueves, el responsable humanitario de la ONU para Siria, Panos Moumtzis, precisó en Ginebra que en los últimos 100 días su despacho confirmó bombardeos sobre "39 instalaciones sanitarias, 50 escuelas, puntos de agua, mercados, panaderías (...)" en esa región.

El embajador ruso ante Naciones Unidas en Ginebra, Guennadi Gatilov, negó las acusaciones asegurando que las agencias humanitarias de la ONU se basan en "datos falsos".

"Dicen que tal día, una escuela o un hospital fueron destruidos en tal región. Dan las coordenadas. Nuestro personal verifica y constata que en ese sitio no hay hospital, no hay escuela, y que el día indicado por las agencias humanitarias de la ONU la aviación rusa no lanzó un bombardeo", declaró Gaatilov.

Unos tres millones de personas viven en Idlib (noroeste), último bastión en manos de los yihadistas y fuera del control de Damasco. Casi 800 civiles han muerto en los bombardeos casi cotidianos en esta zona, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (SODH), y más de 400,000 han debido huir.

La Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, afirmó en julio que los bombardeos contra civiles parecían intencionales.

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos. AFP/END

Naciones Unidas teme que el régimen del presidente sirio Bashar al Asad lance próximamente una vasta ofensiva contra Hayat Tahrir al Sham (HTS, exfilial de Al Qaeda en Siria).

Desde enero, este grupo yihadista controla la mayor parte de la provincia de Idlid y zonas de las provincias vecinas de Alepo, Hama y Latakia.

El regreso de los bombardeos tras una breve tregua ha provocado el "pánico total" entre la población, según Moumtzis, quien alertó de que no existe ningún dispositivo de acogida previsto para tres millones de desplazados.

"Una cosa debe ser comprendida: la lucha contra el terrorismo no debe acabar jamás", advirtió Gatilov.