• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Los "hotdogs", un sol abrasador y multitudes de votantes estadounidenses reciben a los candidatos presidenciales en la feria estatal de Iowa, una parada obligatoria en el camino hacia la Casa Blanca.

Dos docenas de candidatos -23 demócratas y un republicano, incipiente desafiador de Trump- pisarán Des Moines, la capital del estado, para tratar de cortejar a los asistentes durante los 11 días de feria.

Se espera que el tradicional evento acoja este año a más de un millón de personas de todos los rincones de este estado rural en el centro del país, el primero en votar en las primarias presidenciales.

El exvicepresidente Joe Biden, que lidera las intenciones de voto entre los demócratas, acudió el jueves a esta prueba política crucial.

La feria marca "prácticamente el inicio para que los candidatos presidenciales se preparen para las asambleas de Iowa, para dar a conocer su nombre y estar con la gente", explicó John Gahring, el supervisor del condado de Iowa, a la AFP. "La feria estatal es donde está todo el mundo".

Los candidatos disfrutan de la oportunidad de llevar su mensaje ante los votantes, pero muchos también participan en las extravagantes tradiciones de la feria.

"De algún modo, tienes que pagar tus cuotas (y) comer brochetas de cerdo", dijo en referencia a los candidatos Kerry Waughtal, un empleado tecnológico de 50 años nacido y criado en Des Moines.

Pero además de degustar delicias culinarias, saludar a los votantes o admirar la escultura de vaca de mantequilla, los candidatos también deben ser auténticos.

"No necesito que Elizabeth Warren vista botas de cowboy solo porque viene a la feria", comentó Waughtal de la senadora demócrata que se pelea el segundo lugar en las preferencias de los votantes y quien tendrá su tribuna en la feria el sábado.

Bekah Hall, una estudiante de 23 años de la Universidad Estatal de Iowa, lo resumió de esta forma: "Podemos diferenciar a un farsante a una milla de distancia".

"Como un rayo"

La feria de Iowa se celebra desde hace 165 años, pero no se convirtió en un punto álgido de la campaña electoral hasta la década de 1950, cuando Dwight Eisenhower hizo un discurso político allí.

Biden es muy consciente de los peligros potenciales de la feria. AFP/END

La de Des Moines puede ser una aparición decisiva para muchos. La del republicano Mitt Romney en 2011 se convirtió en un desastre cuando le dijo a un interlocutor que "las multinacionales son personas, mi amigo".

Si bien ganó la presidencia del partido al año siguiente, Romney nunca pudo quitarse de encima la imagen de un hombre de negocios rico que iba a favorecer a las multinacionales por encima de los trabajadores, y perdió la batalla contra Barack Obama.

Donald Trump, por su parte, hizo una aparición inolvidable en 2015, bajando desde un helicóptero el mismo día que Hillary Clinton visitó la feria.

Biden es muy consciente de los peligros potenciales de la feria. Durante su carrera presidencial en 1988, utilizó frases de un político británico sin citarlo. La prensa publicó el error y se produjo una crisis. En un mes, la campaña de Biden se fue al traste.

Los candidatos disfrutan de la oportunidad de llevar su mensaje ante los votantes. AFP/END

Este jueves Biden jugó sobre seguro: solo habló sobre temas económicos y pidió la renuncia de Trump, se tomó selfis y comió un helado, todo seguido de cerca por una marea de medios de comunicación.

El ambiente fue más relajado para Steve Bullock, el gobernador de Montana y el último en entrar a la contienda demócrata, que habló poco antes que Biden.

"Los ciudadanos de Iowa se toman esto muy muy en serio", destacó Bullock, quien apareció vestido con botas de cowboy y vaqueros, y destacó sus raíces de Iowa".

Cuando le preguntaron por su comida favorita, Bullock paró como si reflexionara sobre una cuestión importante en un debate presidencial.

"El año pasado, las óreos fritas no me decepcionaron", bromeó en referencia a uno de los platos más populares de la feria.

Claudia Roven, una maestra retirada de Des Moines que todavía no sabe a quién votará, quiere un líder que pueda derrotar a Trump y llevar el país hacia adelante.

"Lo sabré cuando lo vea, como lo supe cuando vi a Barack Obama", dijo en referencia a la aparición de 2007 del entonces candidato a presidente. "Fue como un rayo, y el rayo debe volver".