• |
  • |
  • EFE

Habitaciones de hotel vacías, comercios con dificultades, número de visitantes a la baja en Disneyland... La economía en Hong Kong empieza a resentirse seriamente a causa de la ola de protestas que empezó hace dos meses en la megalópolis del sur de China.

Carrie Lam, la jefa del ejecutivo de Hong Kong, acusó el viernes a los manifestantes de poner en peligro el crecimiento económico. Según ella, las consecuencias podrían ser peores que las de la epidemia del Síndrome respiratorio agudo y grave (SARS, por sus siglas en inglés) en 2003 y la crisis financiera de 2008, lo que conllevaría que "la recuperación económica tarde mucho más tiempo".

La excolonia británica vive su mayor crisis política desde que fuera retrocedida por Londres a Pekín en 1997. Varias manifestaciones estaban previstas para este domingo.

Las empresas, sobre todo las del sector turístico, empiezan a alertar sobre las consecuencias negativas de dos meses de manifestaciones, a veces violentas.

Las cifras económicas no son buenas. En julio, bajaron el número de visitantes y la tasa de ocupación hotelera, y cayeron hasta un 50% las reservas de visitas en grupos.

"Lo que sucede en Hong Kong durante los últimos meses está comportando una situación preocupante, incluso peligrosa, para la economía y la población local", advirtió esta semana Edward Yau, secretario de Estado de Comercio y Desarrollo Económico hongkonés.

Disneyland se resiente

La industria turística asegura sufrir un "asedio".

"Creo que la situación es cada vez más grave", indicó a la AFP Jason Wong, presidente del Consejo de la industria turística de Hong Kong.

Heridos durante protestas en Hong Kong / AFP Según él, el impacto se ve reflejado en que las agencias de viajes contemplan despedir a algunos de sus empleados para resistir las dificultades.

Las imágenes de confrontaciones entre la policía y los manifestantes en las calles de Hong Kong han dado la vuelta al mundo y éstas podrían repetirse, puesto que los manifestantes pretenden continuar con las protestas durante el mes de agosto.

Las reservas hoteleras para agosto y septiembre "cayeron de forma significativa", declaró a la AFP un portavoz de la Oficina de Turismo de Hong Kong.

Estos datos hacen pensar que la llegada de turistas disminuirá a lo largo del verano, dado que países como Estados Unidos, Australia o Japón ya han advertido a sus viajeros.

La caída del turismo perjudica especialmente a la compañía aérea Cathay Pacific, que esta semana tuvo que anular numerosos vuelos a causa de una huelga general.

Protestas en Hong Kong afectan la economía China / AFP Incluso se resiente Disneyland-Hong Kong. Bod Iger, presidente director general del parque de atracciones, reconoció el martes que las manifestaciones afectan al número de visitantes. "Podrán comprobar los efectos en los resultados del próximo trimestre", aseguró. Las manifestaciones "provocaron altercados que redujeron el número de visitantes".

Doble obstáculo

Los expertos alertan en cuanto a que la inestabilidad social acentúa la ralentización económica que ya sufría Hong Kong a causa de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

La situación económica de la megalópolis tampoco era esplendorosa antes de las protestas, como lo refleja que su crecimiento cayó de un 4,6% al 0,6% en el primer trimestre de 2019, los peores datos trimestrales en los últimos diez años.

Según datos preliminares, las perspectivas en el segundo trimestre no resultan mucho mejores. Aunque el gobierno prevé un crecimiento de entre el 2% y el 3% para este año, las previsiones de las entidades financieras son bastante más pesimistas.

No obstante, según Martin Rasmussen, de Capital Economics, el impacto de las manifestaciones no se conocerá hasta más adelante, durante este año.

"Los manifestantes son cada vez más radicales, así que consideramos que tendrán un impacto considerable en la economía", advierte este especialista económico sobre China.