• La Paz, Bolivia |
  • |
  • |
  • AFP

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) expresó este miércoles en La Paz sus sospechas de que la cocaína peruana y la marihuana paraguaya han comenzado a eludir a Bolivia, como puente, y van directamente a Brasil y Argentina.

"Tenemos la percepción y la hipótesis que la droga que sale de Perú podría salir al norte a Brasil, sin pasar por Bolivia. Igualmente la marihuana paraguaya, viendo el control en las fronteras (bolivianas) pasa directamente por otras vías a Argentina", afirmó el jefe de la UNODC en Bolivia, Thierry Rostan, a la AFP.

El delegado de la UNODC manifestó que su hipótesis se basa en una "disminución" de los decomisos de sustancias controladas por parte de la Policía boliviana, luego de que La Paz señalara los últimos años y de manera reiterada que su territorio cumple un rol de "puente" para las drogas fabricadas en Perú y Paraguay, además de la que se elabora en su país.

Rostan mencionó particularmente los operativos realizados por fuerzas combinadas del Ejército y la Policía, a mediados de junio pasado, para intervenir aeropuertos domésticos en la región amazónica de Beni (noreste), denunciados como puntos de salida de sustancias controladas a Brasil y Paraguay.

Asimismo, según el gobierno boliviano, en el primer semestre de 2019 se incautaron 5,4 toneladas de cocaína base y 3 toneladas de clorhidrato de cocaína, frente a las 6,8 toneladas de pasta y 2,86 toneladas de clorhidrato decomisados en el mismo periodo de 2018.

Rostan manifestó que "es un juego siempre activo, es un juego dinámico que se bloquea un paso y (los traficantes) van a buscar otros pasos y no hay que bajar la guardia, hay que seguir controlando" las fronteras.

El jefe de la oficina de la UNODC también destacó que por primera vez en años, se está realizando un estudio para medir el rendimiento de la producción de la hoja de coca y de la conversión de coca en cocaína, un dato inexistente.

Según los informes de Naciones Unidas, Bolivia posee 23,100 hectáreas de coca y es el tercer productor mundial de cocaína, después de Colombia y Perú.