• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro que pretende nombrarlo embajador de Brasil en Estados Unidos, anunció este jueves la realización el 11 y 12 de octubre próximos en Sao Paulo de un foro de representantes de la ola ultraconservadora mundial.

"Es la derecha organizándose a nivel mundial", tuiteó Eduardo Bolsonaro al anunciar la primera edición brasileña de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), una entidad que realiza su cumbre anual en Estados Unidos y que tuvo entre sus participantes a los presidentes Ronald Reagan y Donald Trump.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. EFE/END.

"Siempre nos pidieron organizar a la derecha. Es verdad. Estamos fijando en Brasil las bases conservadoras para impulsar las reformas que necesitamos y evitar que otra Venezuela surja en la región", escribió el legislador, de 35 años.

Eduardo Bolsonaro adhirió en marzo al grupo The Movement, fundado por Steve Bannon, exasesor de Trump y promotor de una "agenda nacionalista populista para la prosperidad y soberanía de los ciudadanos de todo el mundo".

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. EFE/END.

La CPAC realizó este mes un capítulo del foro en Australia, que contó con la presencia del político británico pro Brexit Nigel Farage.

El evento de Sao Paulo, cuya lista de invitados aún no fue comunicada, se realizará dos semanas antes de las elecciones en Argentina, donde se perfila como favorita la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner frente al mandatario saliente Mauricio Macri, apoyado por el presidente Bolsonaro.

"Argentina se está hundiendo en el caos, Argentina comienza a seguir el rumbo de Venezuela, porque en las primarias bandidos de izquierda empezaron a volver al poder", dijo Jair Bolsonaro el miércoles.

Eduardo Bolsonaro ha sido promovido por su padre para encabezar la delegación diplomática brasileña en Washington. Su postulación ha generado resistencias entre políticos y diplomáticos. El mandatario aún no oficializó su designación, que tendrá que ser aprobada por el Senado.