•  |
  •  |
  • END

GINEBRA / AFP

El gigante farmacéutico suizo Novartis afirmó ayer viernes que ya tiene lista para pruebas la vacuna contra la gripe porcina, mientras los gobiernos adoptaban precauciones después de que la Organización Mundial de la Salud declaró el jueves la primera pandemia del siglo XXI.

Novartis sorprendió a sus competidores al anunciar el viernes que ya produjo un primer lote de vacunas contra el virus A (H1N1), que servirá para estudios clínicos. El grupo prevé que la vacuna esté disponible en pocos meses .

“La vacuna debería estar lista de aquí a septiembre u octubre”, precisó un portavoz a la AFP, que no cuantificó el número de dosis que estarían disponibles para esa fecha.

El laboratorio, con sede en la ciudad suiza de Basilea, prevé ensayos clínicos con pacientes de aquí al mes de julio, y espera producir hasta un millón de dosis por semana.

Este anuncio se produce en momentos cuando los grandes laboratorios farmacéuticos están lanzados en una carrera contrarreloj para producir lo antes posible una vacuna contra la gripe A que ya ha contagiado a 29,669 personas en 74 países afectados hasta ahora.

Además de movilizar grandes recursos para producir rápidamente una vacuna contra el virus A (H1N1), los laboratorios tienen que garantizar las vacunas contra la gripe estacional, por la que mueren cada año entre 250,000 y 500,000 personas en todo el mundo.

La OMS pidió el jueves a los laboratorios farmacéuticos acometer rápidamente la producción de la vacuna, “en cuanto terminen la producción de la vacuna contra la gripe estacional”.

Tratan de evitar pánico

Tras la declaración de la pandemia mundial el jueves, y al tiempo que miles de personas siguen contagiándose por el virus en todo el mundo, la OMS trató este viernes de tranquilizar a los países afectados, asegurando que el mundo puede enfrentarse al virus A (H1N1).

“Ninguna pandemia anterior fue detectada tan pronto ni vigilada tan de cerca, en tiempo real, desde el comienzo”, explicó la directora de la OMS, Margaret Chan, el jueves al anochecer.

Esta organización se esforzó durante los últimos días en preparar a los países para evitar un pánico desproporcionado, según Chan, debido al carácter todavía “moderado” del virus que provocó la muerte de 145.