• Hong Kong, China |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las autoridades de Hong Kong desplegaron este sábado a policías antidisturbios para reprimir a los manifestantes prodemocráticos bajo el argumento de que se estaban congregando ilegalmente después de que finalizara una marcha de protesta que sí fue autorizada.

Los manifestantes se reunieron frente a una comisaría de policía el sábado por la noche, donde arrojaron huevos a los policías que vigilaban la entrada y los molestaron con apuntadores láser. Los agentes antimotines formaron una fila en una calle cercana, golpeando sus porras contra sus escudos mientras comenzaban a marchar.

Sin embargo, para entonces, la mayoría de los manifestantes ya se habían dispersado en el distrito densamente poblado de Mong Kok de Hong Kong, dejando a los policías frente a los residentes locales furiosos, quienes les gritaron que se fueran mientras los acusaban de pertenecer a pandillas delictivas.

Los manifestantes habían participado en una marcha de protesta aprobada el sábado anterior, pero cuando llegó a su término continuaron, animados por simpatizantes que tocaban las bocinas de sus autos y levantaban los puños.

La policía de Hong Kong ha realizado operaciones similares en las que disparó gas lacrimógeno.

AFP/END.

Esta semana, la policía paramilitar china realizó ejercicios al otro lado de la frontera, en la ciudad de Shenzhen, alimentando las especulaciones sobre su posible movilización para sofocar las protestas. El sábado pudo verse a agentes entrenando en el interior de un estadio deportivo, con decenas de camiones verde militar y otros vehículos estacionados en el exterior.

La policía de Hong Kong, por su parte, dijo que es capaz de controlar las movilizaciones.