• Lima, Perú |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las importaciones de harina de maíz a Perú subieron 345% en el primer semestre de 2019 en comparación con el año anterior debido a la presencia de migrantes venezolanos, que usan el producto como insumo para fabricar arepas.

De acuerdo con cifras oficiales de aduanas, las importaciones de harina de maíz alcanzaron las 6,295 toneladas entre enero y julio de 2019 por un total valorizado en 7.2 millones de dólares, indicó el viernes Ricardo Espejo, el coordinador de inteligencia comercial del Centro de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Lima.

En el mismo periodo de 2018 sólo se alcanzó importaciones de harina de maíz por 1.6 millones de dólares, indicó.

Los venezolanos “han traído consigo parte de su cultura. Esto se ve reflejado en la elaboración de platillos como las arepas, que precisamente demandan el uso harina de maíz, y que a su vez son un símbolo de identidad, cultura y tradición venezolana”, explicó el experto al diario local El Comercio.

En Lima y las principales ciudades del país, los migrantes venden las arepas en las calles, también café y otros productos que consumen sus compatriotas.

Según cifras oficiales, en Perú viven 859,000 venezolanos. Perú es el segundo país de acogida para los venezolanos después de Colombia. La mayoría de harina de maíz llega de Colombia, seguida de Estados Unidos, México y Costa Rica.

La crisis de Venezuela se prolonga sin visos de solución y grandes cantidades de venezolanos deciden irse. La ONU calcula que en estos momentos hay unos 4 millones de venezolanos viviendo en el exterior, una cuarta parte de los cuales se fueron desde noviembre. La Organización de Estados Americanos cree que para 2020 esa cifra podría llegar a 7.5 millones.