• Madrid, España |
  • |
  • |
  • AFP

La oenegé española Proactiva Open Arms, que rechazó el domingo la oferta de Madrid de acoger en Algeciras su buque con un centener de migrantes, aseguró este lunes que es "incomprensible" la nueva propuesta de llevarlos a Baleares.

"Después de 18 días de estancamiento, Italia y España parecen haber llegado a un acuerdo, identificando a Mallorca como un puerto de desembarco. Una decisión que nos parece completamente incomprensible", indicó la oenegé en un comunicado.

"Con nuestro barco a 800 metros de las costas de Lampedusa, los estados europeos están pidiendo a una pequeña ONG como la nuestra, que haga frente (...) a 3 días de navegación, en condiciones climáticas adversas", añadió.

El gobierno español desmintió inmediatamente la existencia de un acuerdo con Roma y aseguró no haber recibido una "respuesta clara y directa" de la oenegé sobre un desembarco en Baleares.

"No se trata de aceptar o de no aceptar", se indignó una portavoz de Open Arms.

"La respuesta que les hemos dado es que no podemos garantizar la seguridad en nuestro barco de estas personas (...) Ya que Italia y España han asumido la responsabilidad sobre estas personas, que sean ellos que tomen las soluciones", afirmó esta portavoz.

También insistió en que los 107 migrantes que todavía llevan a bordo, algunos de los cuales el domingo se lanzaron al agua para intentar llegar a nado hasta la costa italiana, necesitaban atención médica y desembarco inmediato.

El ministro italiano de Transportes, Danilo Toninelli, responsable del servicio de guardacostas, aseguró el domingo por la noche que estaban "dispuestos a acompañar a la oenegé hacia un puerto español con todo el apoyo técnico necesario".

Madrid ofreció el domingo el puerto de Algeciras, en el extremo sur de España, pero la oenegé los consideró "absolutamente inviable".

El gobierno español propuso entonces las Baleares, más cercanas pero todavía a unos mil kilómetros de Lampedusa.

"Algeciras es el puerto que tenemos habilitado que tiene todos los medios rápidos de recepción", defendió la número dos del gobierno español, Carmen Calvo.

"Nos dijeron que está lejos y dijimos el más cercano es el puerto de Baleares y se lo ofrecimos. También se ha dicho que no", afirmó aunque, poco después, el gobierno precisó que no habían recibido una respuesta "clara".

Cuando consigan desembarcar a los migrantes, seis países europeos (Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal, Rumanía y España) acordaron repartirse su acogida.