• Ottawa, Canadá |
  • |
  • |
  • AFP

Un franco-canadiense de 44 años murió la semana pasada por el ataque de un oso pardo mientras acampaba en un área remota del Gran Norte de Canadá, informaron el martes fuentes concordantes.

Julien Gauthier era compositor y técnico de sonido.

"Me entristece profundamente anunciar la muerte de nuestro compañero de viaje, el compositor y artista asociado de la Orquesta Sinfónica de Bretaña, Julien Gauthier", anunció en Facebook Marc Feldman, el director de la orquesta.

Gauthier fue atacado mientras dormía por un oso pardo que lo sacó de su tienda. Foto: Cortesía Pixabay/END

Sin confirmar su identidad, ya que la autopsia debe realizarse dentro de las próximas 24 a 48 horas, la Real Policía Montada de Canadá (RPMC) dijo a AFP que habían "hallado a un hombre muerto" que "se encontró con un oso".

La noche del miércoles al jueves, mientras acampaba con una amiga a orillas del río Mackenzie, Gauthier fue atacado mientras dormía por un oso pardo que lo sacó de su tienda, según los primeros datos proporcionados por la policía y su amiga Camille Toscani, a quienes entrevistó el periódico francés Le Parisien.

El jueves por la mañana, Toscani alertó a un grupo de remeros que activaron una baliza de socorro, mientras la RPMC envió un helicóptero para evacuar a la gente y empezar la búsqueda.

Finalmente, el cuerpo del turista fue encontrado el viernes por la tarde y se entregó al forense.

Gauthier fue atacado mientras dormía por un oso pardo que lo sacó de su tienda. Foto: Cortesía Pixabay/END

Toscani y Gauthier recaudaron fondos en el sitio de crowdfunding Kiss Kiss Bank Bank para navegar en canoa por las tierras salvajes del río Mackenzie, desde Fort Providence hasta Inuvik, a orillas del océano Ártico.

Calcularon que tardarían unos 30 días en completar el viaje de aproximadamente 1.500 kilómetros, que habían estado planeando "mucho tiempo".

Nacido en Ottawa, Gauthier tenía la doble ciudadanía franco-canadiense, según su sitio web.

Este es el segundo francés que muere en los territorios salvajes del noroeste de Canadá en menos de tres semanas: el 7 de agosto, rescatistas encontraron en el Gran Lago del Esclavo el cuerpo sin vida de un kayakista que decidió conocer el océano Ártico.