• Montreal, Canadá |
  • |
  • |
  • AFP

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, advirtió el miércoles que su gobierno "no cederá" ante China, con la cual mantiene una grave crisis diplomática desde la detención en diciembre de una directiva de Huawei.

Trudeau llamó nuevamente a las autoridades chinas a la moderación ante las nuevas manifestaciones que tienen lugar en Hong Kong, mientras Pekín conminó a Ottawa a que deje de "inmiscuirse" en sus asuntos internos.

"Debemos reconocer que China es una potencia en expansión, que busca cada vez más ocupar su lugar en la escena internacional", dijo Trudeau en un discurso pronunciado ante el Consejo de Relaciones Internacionales de Montreal (CORIM).

"Pero no se equivoquen: siempre defenderemos a los canadienses y sus intereses", insistió.

"Desde hace mucho tiempo, estamos habituados a tratar directamente, y con éxito, con socios más importantes. No buscamos una escalada, pero tampoco cederemos".

La detención en Vancouver a comienzos de diciembre de una directiva del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, Meng Wanzhou, a pedido de Estados Unidos, que reclamó su extradición, provocó una crisis diplomática sin precedentes entre Ottawa y Pekín

China detuvo posteriormente al exdiplomático Michael Kovrig y al asesor Michael Spavor, ambos sospechados de espionaje, y suspendió las importaciones de colza y carne provenientes de Canadá.

Trudeau dijo que sigue de cerca la situación en Hong Kong y la suerte de los 300.000 canadienses que residen en ese territorio chino.

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. AFP/END

"Llegó la hora de iniciar un diálogo y de respetar las libertades fundamentales, principalmente el derecho a manifestarse de manera pacífica", proclamó.

Trudeau es acusado con insistencia por la oposición conservadora de su país de debilidad ante Pekín. La crisis con China puede estar en el centro de la campaña electoral para las elecciones legislativas del 21 de octubre.